Publicidad

El efecto Foehn y la meteorosensibilidad, y materiales autorreparables

La mecánica del caracol

Ciencia

El efecto Foehn y la meteorosensibilidad, y materiales autorreparables

E.C. | Radio Euskadi

07/03/2017

Larraitz Etxeberria describe el efecto que provoca el viento sur en el Cantábrico y sus efectos en la salud y ánimo de las personas. Javier Barriga describe materiales que se reparan solos.

  • 54:38 min
  • Compartir
  • Enviar

Comentarios

Se calcula que el 30 por ciento de las personas son meteorosensibles. Esto es, que las condiciones meteorológicas afectan a su estado físico y psicológico. El factor más evidente son las horas de luz, más escasas en invierno en nuestra latitud, y en los nublados y lluviosos. Pero hay más... Un cambio brusco de presión atmosférica afecta al organismo, el dolor de articulaciones que precede al tiempo húmedo, por ejemplo, y algo mucho menos evidente, influye en las enfermedades coronarias. Los infartos son más frecuentes con presiones bajas que en épocas de tiempo cálido y seco.

Hay otro aspecto de meteorosensibilidad, que es el que aborda hoy Larraitz Etxeberria, divulgadora del Museo de la Ciencia Eureka, que tiene que ver con el viento cálido que muchas personas asocian con dolor de cabeza y con cambios de humor. El viento sur, conocido como haize eroa o viento de los locos, es debido al llamado efecto Foehn, cuyo índice se mide en Suiza cada 10 minutos, como si fuera un indicador de malestar general y alerta mal humor. Incluso en el antiguo código penal, el viento sur era una eximente si soplaba cuando se cometió el delito.

Javier Barriga, de Ik4 Tekniker, nos presenta este curso un espacio dedicado a los nuevos materiales que están ya revolucionando la industria. Hoy explica cómo funcionan los materiales autorreparables, capaces de repararse por sí solos o mediante cambios de presión o temperatura.

Y tenemos el placer de contar con el arqueólogo Armando Llanos, discípulo de José Miguel de Barandiarán, que ha descubierto e  investigado multitud de yacimientos, sobretodo en Alava. Hoy nos fijamos en el castro de Henaio, que se encuentra en Alegría Dulantzi y que se va a incorporar a los recorridos de turismo patrimonial que promociona la diputación alavesa. Un poblado de la edad del hierro musealizado descubierto por Armando Llanos, que nos cuenta hoy su historia.

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Publicidad

Lo más visitado

    Cargando lo más visto
        Cargando lo más visto