Publicidad

Ciencia a presión: producir o perecer y nanotubos de carbono

La mecánica del caracol

Ciencia

Ciencia a presión: producir o perecer y nanotubos de carbono

E.C. | Radio Euskadi

29/03/2017

J.M. López Nicolás habla de la valoración de méritos de los investigadores. Javier Barriga explica qué son los nanotubos de carbono. Julen Díaz habla de los 50 años de proyectos espaciales de SENER

  • 52:53 min
  • Compartir
  • Enviar

Comentarios

Este próximo viernes, 31 de marzo, se celebra en Bilbao un seminario de divulgación que aborda la presión que sienten científicos y periodistas para conseguir que sus trabajos tengan el mayor impacto posible. En el caso de los primeros, publicar en revistas científicas es la forma de que se reconozca el trabajo, Aunque a veces algo se queda en el camino.. hoy hablaremos con el profesor e investigador José Manuel López Nicolás de las virtudes y defectos que genera este sistema de valoración de méritos. Producir o perecer: ciencia a presión es el título de este seminario que se celebra en Bizkaia aretoa, en Bilbao, este viernes 31 de marzo.

Tenemos en el programa de hoy un nuevo capítulo de la serie que este curso estamos preparando sobre los materiales del futuro. Tras hablar del grafeno, de los materiales con memoria de forma, o de los que son capaces de repararse por si solos, hoy Javier Barriga, de IK4 Tekniker, repasa las posibilidades que abren los nanotubos de carbono.

Y la división espacial de la empresa de ingeniería vasca Sener cumple 50 años. Medio siglo en el que ha participado en algunas de las grandes misiones de las agencias espaciales, como el telescopio Gaia, al que protege de la radiación un parasol creado en Senero, o la sonda Rosetta. Mañana se inaugura una exposición sobre esta trayectoria espacial de la que podemos ofrecer un avance

Gaia es una misión de la agencia espacial que tiene como objetivo cartografiar nuestra galaxia. el pasado septiembre publicó sus primeros datos, los datos de los primeros 1000 millones de estrellas. Estos logros son posibles gracias a los avances tecnológicos y se apoyan en los estudios realizados en el pasado por astrónomos y personas contratadas para anotar la localización y el grado de la luminosidad de las estrellas. Marta Macho, en mujeres con ciencia, nos trae la historia de cuatro monjas que trabajaron en esta tarea en el observatorio astronómico del Vaticano. Entre los años 1910 y 1921, las cuatro hermanas anotaron la localización y la luminosidad de 481.215 estrellas, dentro de la Carte du ciel , el mapa del cielo, un proyecto astronómico internacional masivo, iniciado a finales del siglo XIX.  Un proyecto inacabado pero cuyo material ha podido utilizarse décadas después.

  • Si te interesó esto, quizá te interesen estos otros temas:
  • Ciencia

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Publicidad

Lo más visitado

    Cargando lo más visto
        Cargando lo más visto