Publicidad

Crónica de uskal Herria. La opinión de José Félix Azurmendi (17/06/2017)

alguien te está escuchando

Crónica de Euskal Herria

La opinión de José Félix Azurmendi (17/06/2017)

17/06/2017

40 años desde las primeras elecciones / Resultados del nuevo Sociómetro del Gobierno Vasco / Movimientos en los sindicatos vascos.

  • 6:54 min
  • Compartir
  • Enviar

Comentarios

Tx. Hace cuarenta años las primeras votaciones del postfranquismo

JFA. Fue la diluida Euskadiko Ezkerra la que popularizó hace cuatro décadas el eslogan electoral que decía 40 urte eta gero hau, 40 años de franquismo y ahora esto, con el que trataba de subrayar una, a su juicio, decepcionante Transición. Podría ser válido hoy, cuando se cumplen los cuarenta de la primera votación del postfranquismo y los medios de comunicación le están dedicando amplísimos espacios para recordarlo. Casi nunca el pasado fue mejor, y tampoco aquí y ahora, pero una inquietante constatación se ha instalado: por primera vez, las generaciones futuras van a vivir peor que sus padres. O sea, 40 urte, eta gero hau!

Las efemérides han coincidido con una moción de censura en el Parlamento español que ha puesto en evidencia, además de la escandalosa corrupción, que el problema de la plurinacionalidad sigue siendo la gran asignatura pendiente del Estado español. La Fundación que dirige el ex presidente José María Aznar ha visto con gran preocupación que Podemos y PSOE hayan mencionado la plurinacionalidad, así sea solo cultural, con ocasión de la moción de censura y del cuarenta aniversario de aquella votación del 15 de junio de 1977. FAES y Aznar han advertido a los socialistas de que se cuiden de hacer causa común con populistas e independentistas y se han ofrecido para asegurar una vez más que “el enemigo que vuelve a reclamar su perverso papel en nuestra historia siga fuera”. Una vez más, ¡cuarenta años, y ahora esto!

Tx. Se ha publicado un nuevo Sociómetro del Gobierno Vasco

JFA. Si las elecciones del pasado 25 de septiembre en la Comunidad Autónoma Vasca se celebrasen hoy, apenas habría cambios. Es lo que se desprende del Sociómetro que el Gobierno de Urkullu ha hecho público esta semana. La encuesta dibuja un escenario de continuidad, en el que el PNV ganaría el escaño que le permitiría gobernar con mayoría absoluta con sus actuales socios del PSE, EH Bildu sería de largo la segunda fuerza parlamentaria, Podemos tendería a la baja, y PSE y PP seguirían sin levantar cabeza. Ninguna sorpresa, por tanto.

Interpretando estos datos, alguien ha subrayado que da la impresión de que al PNV no le desgasta el ejercicio del poder. Como diría aquel político italiano, solo hay una cosa que desgaste más que mandar: estar en la oposición. ¿Desgasta el poder? Tal vez no, no siempre al menos, pero ¿descasta? El paso de EH Bildu por la dirección de las instituciones más importantes de Gipuzkoa puede contribuir a la respuesta.

Tx. Otros asuntos de la semana

JFA. Ha habido otros asuntos de interés esta semana. Ha celebrado ELA su Congreso, ha sido reelegido para un tercer mandato Txiki Muñoz y se ha reafirmado su programa de actuación. Dos mujeres dirigen ya Comisiones Obreras y LAB: todo hace pensar que será una mujer la que sustituya al actual secretario general de ELA.

La política penitenciaria sigue estando muy presente: presos de ETA le han escrito al lehendakari pidiéndole mayor implicación y este les ha recordado que una autocrítica por parte de ellos facilitaría las cosas. No habría que olvidar que en ETA las decisiones no eran individuales, que la estrategia se diseñaba colectivamente e incluso por quienes nunca llegarían a empuñar un arma. La exigencia de responsabilidades debería ser en todo caso colectiva, lo que no impediría una autocrítica personal que, para que fuera sincera, debería ser a cambio de nada. Y a cambio de nada tienen derecho los presos a que se les reconozcan los que se les deben. El tema no está en absoluto agotado, y tampoco el del papel que jugó en PNV en la política de dispersión, que no en la de alejamiento, y sus nada ocultas motivaciones.

Y una vez más el euskera ha sido utilizado torpemente por unos y otros para el rifirrafe partidario. Esta vez en el Parlamento vasco y a los más altos niveles: es lo último que necesita.

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Publicidad

Lo más visitado

    Cargando lo más visto
        Cargando lo más visto