Publicidad
Cerrar

30/03/2021

10:58

Música

Entrevista

David González: "Estamos muy orgullosos de 'Fyre' y merece todo este esfuerzo"

Natxo Velez | EITB Media

El cuarteto de rock Cobra presenta el jueves en Bilbao el disco “Fyre”, una excitante colección de canciones más dinámica y variada pero igual de contundente que las de sus anteriores tres trabajos.

  • Cobra

    Cobra presentan "Fyre" este jueves, 1 de abril, en la sala Santana 27 de Bilbao

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Crear es avanzar pese a todo, sacudirse, en la medida de lo posible, los lastres que nos oprimen y lanzar un mensaje que sirva a uno mismo y a otros para aliviar sus propias cargas o liberarse de ellas. Así dicho parece sencillo, pero no lo es.

A partir de ahí, caben los análisis más o menos sesudos sobre las obras resultantes, y, ciñéndose a la música (sí, lo sé, ya es hora de hablar de Cobra; perdón por el rodeo), se puede hablar de estilos, influencias, sonidos, productores y demás datos contextuales.

La cuestión es que “Fyre” (2020), el cuarto disco del cuarteto Cobra –Haritz Lete (Kokein, Osso; voz), David González (Berri Txarrak, PiLT; bajo), Josu Luengo (Evirus69, guitarra) y Ekain Elorza (Morgan, Seiurte; batería)–, parece un buen ejemplo de que el atrevimiento siempre trae su recompensa y de que, más allá de equipos, formatos, etiquetas y límites estilísticos, esto va de crear canciones; todo lo demás es accesorio.

Los cuatro músicos del grupo han contado que se plantearon este disco como un antes y un después en su carrera, un intento de refrescar su propuesta musical, y el resultado plasma esa ambición artística renovadora que se percibe sincera, en un trabajo más dinámico, rico y rotundo que nunca en el que todo está en su lugar por y para la canción.

Sin perder, eso sí, sus rasgos característicos (los poderosos y pesados riffs rompecuellos de guitarra, la voz de Lete y la excelente base rítmica –qué vamos a decir de la destreza de Ekain Elorza y David González que no sepa quien escuche– siguen ahí), Cobra ha abierto sus miras en un disco en el que caben ritmos más rápidos (inicio zapatillero con “Firebird”), un tratamiento más melódico de la voz y las guitarras (“Oroiminduak”), un sonido más claro y desahogado y, en general, unos límites estilísticos mucho más laxos que añaden variedad y agilidad, y hacen que el disco, de diez canciones y 37 minutos, discurra en un pestañeo.

Hablamos con David González, bajista del grupo, unos días antes de que presenten “Fyre” en la sala Santana 27 de Bilbao, junto a los durangarras Ikarass, que también han sacado uno de los discos de metal más sobresalientes del año 2020 en Euskal Herria: el pesado y aplastante “Relapse into desolation”.

La pandemia y las restricciones tomadas ante ella os han asestado un duro golpe: publicasteis el disco en pleno confinamiento y habéis tenido miles de problemas para llevarlo al directo. ¿Cómo os habéis tomado todo esto? ¿Cómo está el ánimo de Cobra?

El disco salió a finales de marzo del año pasado, dos semanas después de confinarnos, y en aquel entonces parecía que era cuestión de meses. Para comienzos de verano la cosa podría estar de nuevo en marcha, y decidimos tirar adelante retrasando y reubicando las fechas que teníamos hasta entonces. Lo que vino después es historia.

Desde entonces, hemos ido poco a poco, sin pensar mucho a largo plazo e intentando lidiar con los altibajos e inconvenientes que se han ido presentando.

Al igual que al resto, nos ha pasado de todo, y aquí estamos, con cierto desgaste pero con la energía suficiente como para tirar hacia delante defendiendo “Fyre”, un disco del que estamos muy orgullosos y merece todo este esfuerzo.

En esta situación, ¿ha cambiado vuestra forma de encarar los conciertos?

En un principio, yo personalmente era bastante reacio a tocar en las condiciones actuales. Me resultaba difícil imaginarme un concierto de rock con gente sentada, distanciamiento... Hasta que un amigo me puso en situación, sentado en una mesa, con una cerveza disfrutando de un concierto, ¿qué podría salir mal?

Visto que solo teníamos dos opciones, quedarnos en casa o salir a defender el disco, nos decantamos por esta última. Luego vino el primer concierto, y, a pesar de las restricciones, la sensación encima del escenario y la comunión con el público fueron mágicas.

La gente está con muchas ganas y eso se transmite, algo que hace que las sillas, las mascarillas y el gel pasen a un segundo plano.

Josu Luengo, Haritz Lete, Ekain Elorza y David Gonzalez

¿Cómo son los conciertos en esta dichosa “nueva normalidad”? ¿Cómo los estáis viviendo?

Se nota que la gente está con ganas, y, si algo hemos ganado, es la atención. El público presta más atención que antes, y eso hace que muchos de ellos estén descubriendo más cosas a lo largo de un concierto.

Luego está esa presión añadida para el músico/grupo de tener que hacerlo mejor que nunca, ya que hay muchos ojos puestos encima y todos muy atentos.

Aun así, sigo echando de menos gente amontonada, sudando, gritando, cantando y bailando, pero de momento es lo que hay, y, poco a poco, le vamos cogiendo el gusto.

El 1 de abril por fin presentaréis en Bilbao “Fyre”. ¿Cómo se han adaptado las canciones del nuevo disco al repertorio anterior?

Para nosotros, “Fyre” ha sido un paso adelante en la propuesta del grupo. Es nuestro disco más redondo y sólido, lleno de canciones de las que estamos muy orgullosos, y esto no ha hecho más que mejorar nuestro repertorio.

Estamos tocando todos los temas del disco, además de viejos clásicos, pero, principalmente, el repertorio se basa en “Fyre”. Es una manera de reivindicar estas canciones que, posiblemente, sean las mejores que hemos escrito hasta ahora.

La gente está respondiendo muy bien, hasta el punto de haber convertido varias canciones nuevas en futuros clásicos del grupo.

 “Fyre” es un disco más fluido, con límites estilísticos mucho más difusos. ¿Es algo premeditado o se debe a que simplemente las canciones salieron así?

Cuando nos juntamos para hablar del siguiente paso del grupo, pusimos como única condición intentar no repetirnos haciendo una segunda parte de nuestro anterior disco. Después de casi quince años, era necesario refrescar la propuesta musical e intentar ir un paso más allá, siempre dentro de nuestras posibilidades y estilo, ya que al final seguimos siendo una banda de rock.

El resultado es el que esperábamos. Estamos muy orgullosos del esfuerzo que hemos hecho tanto a nivel colectivo como personal.

No ha sido fácil pero sí emocionante y gratificante ver cómo tensando la cuerda hemos sido capaces de renovarnos e introducir elementos nuevos en nuestro estilo sin perder la esencia o el sonido de Cobra.

Una vez terminado tu recorrido en Berri Txarrak, había una intención de aprovechar el tiempo que eso te daba para impulsar Cobra, pero no sé si esta situación ha cambiado los planes. ¿Habéis aprovechado este tiempo para componer o queréis todavía alargar el ciclo de “Fyre”?

Esa era la intención en un principio, dedicarle a Cobra todo ese tiempo y mimo que en los últimos años no pude dedicarle. Echar el resto y ver hasta dónde éramos capaces de llegar dentro de nuestras posibilidades. De ahí la apuesta con el disco nuevo.

Ahora mismo, todos esos planes están patas arriba y a la deriva, así que seguimos improvisando y tratando de llevar esto de la mejor manera posible. No va a ser fácil, pero creemos que “Fyre” merece ser escuchado y, sobre todo, tocado y compartido en directo, así que seguiremos tratándolo como un disco nuevo que todavía no ha hecho el recorrido que se merece.

¿Qué encontrará el público en el concierto de Bilbao?

Es un concierto muy especial para nosotros. Debido a las restricciones de aforo, tenemos la suerte de poder presentar nuestro mejor disco en una sala como la Santana 27, con unas condiciones técnicas inmejorables que harán que sea un gran concierto.

Además, compartimos escenario con Ikarass, banda que también presenta disco nuevo, así que todo apunta que va a ser un día memorable.

Para ello, estamos preparando un repertorio donde repasaremos toda la discografía, además de tocar “Fyre” entero.

El evento contará, cómo no, con todas las medidas de seguridad pertinentes, así que os animamos a todos y todas a que vengáis a disfrutar, de la manera más segura posible, de una tarde de música en directo, algo muy necesario en los tiempos que corren.

Aprovechemos para que nos digas…

Un grupo o solista vasco: Sua

Un grupo o solista extranjero: Manchester Orchestra

Un bajista vasco: Ruben González (Zea Mays)

Un bajista extranjero: Tim Commerford

Un batería: Borja Barrueta

Un guitarrista: Trey Spruance

Un cantante: Frank Carter

Un concierto especial como músico: San Francisco (USA). Fue en la gira “Ikusi Arte” de Berri Txarrak, en la sala Knockout. Invité a una de mis principales influencias al bajo (Billy Gould, Faith No More) y vino al concierto. Verle desde el escenario disfrutando del bolo es algo que no olvidaré jamás...

Un concierto especial como espectador: John Carpenter (Sitges Festival)

Un sueño u objetivo para Cobra: Además de un buen recuerdo, dejar una buena discografía con canciones que perduren en el tiempo.

Un mensaje para alguien que esté empezando en la música: Constancia y personalidad. En la música la carrera es de fondo, por lo que es muy importante tener paciencia; es la única manera de ver resultados.

Por otro lado, es importante buscar tu personalidad y desarrollarla, asumiendo tus carencias y exprimiendo tus virtudes.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto