Cerrar

Gente Famosa

Entrevista de eitb.com

Flipy: 'Los vascos saben reírse de sí mismos y eso es de agradecer'

Amaia Akordagoitia

Actor y cómico, Flipy se ha dedicado a la ciencia en sus últimos años de televisión. Sin embargo, también es productor de programas como "Muchachada Nui" y "Museo Coconut".

Antes de nada. ¿Qué tal tu tendón de Aquiles?
He empezado esta semana la rehabilitación y me quedan todavía otras cinco visitas al fisioterapeuta, y con mucha paciencia. Me lo rompí a principios de diciembre jugando a fútbol con unos amigos. Me tuvieron que operar y he estado dos meses con escayola. La semana pasada que me la quitaron y empecé la rehabilitación.

¿Y qué hace un humorista, productor, actor y científico improvisado cuando está de baja?
Pues he aprovechado para ver series que tenía aplazadas, como Caprica, Modern Family y The Big Bang Theory, que la tenía muy atrasada. Y en cuestión de trabajo, he estado trabajando con la gente de "Museo Coconut" para la segunda temporada del programa.

Yo te conocí en La Gran Evasión de ETB-2 con Carlos Sobera. ¿Qué recuerdas de aquella época?
La verdad es que tengo muy buenos recuerdos; como la parte de dirección con Juan Cruz, del que aprendí un montón. He dejado amistades de aquella época, como la de Carlos, y sobre todo la de Raúl Cimas, que habíamos coincidido en Paramount Comedy y fue el primer proyecto en el que trabajamos juntos. Y, fíjate, desde "Muchachada Nui" llevamos cinco años viéndonos casi todos los días. Tengo muy buenos recuerdos, aunque no hemos coincidido y he perdido mucho el contacto, pero recuerdo una época muy buena y muy divertida en la que tratamos de hacer un programa que se salía un poco de la pauta. Me acuerdo mucho del escocés que había en el programa, que era un tipo muy divertido.

El programa se grababa en los estudios de Miramon. ¿Te perdiste alguna vez por la Parte Vieja donostiarra?
Iba y volvía en el día. Llegaba a Donostia la noche anterior y a veces me quedaba en casa de Raúl, o iba el mismo día por la mañana a primerísima hora, subíamos a redacción, preparábamos el programa, hacíamos el programa el domingo por la noche en directo y luego cogía el autobús de nuevo y me volvía a Madrid dormido. Pero sí, me he perdido en muchas ocasiones en Donostia, también cuando he ido a la Semana de Cine Fantástico, e incluso alguna vez cuando nos quedábamos después del programa. Lo que pasa es que era un día atípico, porque los días que me quedaba eran los domingos por la noche, y la verdad es que un domingo por la noche en Donostia no hay mucho ambiente.

Humor y ciencia. ¿Eres de los que piensa que la risa alarga la vida?
Totalmente de acuerdo y no solamente lo digo yo, sino que está comprobado por estudios de gente que realmente sabe lo que dice. Creo que es sanísimo reír, creo que es la mejor terapia para cualquier contrapié que te suceda en la vida.

¿Es una asignatura aprobada por los vascos? ¿Sabemos reírnos de nosotros mismos?
Yo creo que sí, totalmente. De hecho, hay una tradición de humor en el País Vasco y simplemente hay que ver a la gente de "Vaya Semanita", Borja Cobeaga, Gorka Otxoa, el humor negro que hace también Alex De la Iglesia etc. Yo creo que hay una tradición. Incluso Arguiñano y sus chistes (Ja, ja). Los vascos saben reírse de si mismos y eso es muy de agradecer.

Te tengo que dar una mala noticia. Has sido nominado al peor actor en los Premios Yoga, los antigoya. El jurado, de hecho, ha pedido tu cabeza. ¿Cómo lo llevas?
Lo de la cabeza supongo que igual es para quitarme el cerebro y tenerlo en observación durante un tiempo. (Ja, ja). Pero me parece muy bien, son unos premios divertidos y me hacen mucha gracia. Si hubiera habido una entrega de premios, te aseguro que hubiera ido a recogerlo.

De los errores también se aprende, ¿no?
Yo creo que es de dónde más se aprende, de los errores, está claro. Y te aseguro que sí he aprendido.

Sin embargo, lo de la ciencia se te ha dado bien en la televisión. ¿Tenías ayuda o toda esa sabiduría científica era de cosecha propia?
Éramos un equipo con el hombre de negro, Pablo Ibáñez, y yo. Él se encargaba de la parte científica y yo del show. Éramos una pequeña isla que hemos estado trabajando juntos durante cuatro años intentando sorprender todos los días.

Cuando te recuperes de tu lesión iniciarás un nuevo programa tipo concurso en el que compartirás protagonismo con un primate.
Con un primate y con Ignatius, que es también otro cómico que está más cerca de un chimpancé que de una persona. La verdad es que es un concurso que trata sobre la evolución del ser humano y en la última prueba se van a enfrentar por primera vez un humano contra un chimpancé, en igualdad de condiciones, y van a jugarse el premio a piedra, papel o tijera.

O sea que los concursantes medirán su inteligencia con la del chimpancé. ¿Un poco cruel, no?
Yo no creo que sea cruel perder ante un chimpancé, pero si ganas, ganas también a un chimpancé. Es decir, yo creo que el humano al final siempre pierde. Realmente nos separa un gen del chimpancé, no estamos tan distantes de ellos, lo que pasa es que nosotros hemos aprendido a andar erguidos y ellos todavía andan con la cabeza baja, pero poco más.

Y hasta tu recuperación... ¿te quedarán ganas para hacer reír a la gente cuando te moleste la lesión?
Sí, sí te quedan, porque te ves en todo tipo de situaciones. Además, me ha pasado de todo. Por ejemplo, cuando llevaba las muletas, me quedé sin luz por una obra en casa y llevaba una especie de linterna en la cabeza, como la que llevan los mineros, para poder guiarme por casa. Fue un poco patético, la verdad. Por otro lado, cuando me toca ir a rehabilitación, muchas veces la gente espera que haga una broma, y tú tienes que aguantar un poco el tipo.

¿Cuándo te volveremos a ver en la televisión?
Dependerá de la rehabilitación, pero yo creo que ya será después del verano.

Pues que te recuperes...
Gracias.

  • Si te interesó esto, quizá te interesen estos otros temas
  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto