Cerrar

Internacional

ESTADOS UNIDOS - RUSIA

Rusia niega querer invadir Ucrania y EE.UU. advierte de que habría "graves consecuencias"

AGENCIAS | EITB Media

Los ministros de Exteriores de ambos países se han reunido en Ginebra en plena escalada de tensión, pero sin resultados concretos.

2:9
Antony Blinken y Sergei Lavrov, en Ginebra. Foto: EFE

Euskaraz irakurri: Errusiak ukatu du Ukrainari eraso nahi diola, eta AEBek ohartarazi dute "ondorio larriak" egongo liratekeela

La reunión en Ginebra entre el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y su homólogo estadounidense, Antony Blinken, que tenía como propósito encontrar fórmulas para reducir las tensiones políticas y militares en torno a Ucrania ha concluido tras una hora y media.

En la rueda de prensa posterior al encuentro, Blinken ha subrayado que Rusia sigue teniendo la posibilidad de elegir el camino de la diplomacia, y que si elige el del conflicto en torno a Ucrania "habrá graves consecuencias y condena internacional".

"Estados Unidos y Europa están listos para encontrarse con Rusia en cualquiera de estos dos caminos", ha advertido, y le ha transmitido que Washington y sus aliados europeos "continuarán apoyando a Ucrania".

Lavrov, por su parte, ha insistido una vez más en que Rusia no representa amenaza alguna para el pueblo ucraniano y achacado la situación actual a una "histeria antirrusa" impulsada por una "minoría rusófoba" que está marcando la pauta de la crisis.

Rusia esperaba que EE. UU. llegase a la reunión de Ginebra con esas respuestas, que considera como garantías formales. Por el momento, las respuestas han sido verbales, pero la delegación estadounidense ha intentado poner el acento en "los problemas en la frontera entre Rusia y Ucrania, intentando condicionar todo lo demás a la necesidad de la llamada desescalada".

El ministro ruso ha indicado que tras recibir esas respuestas por escrito y después de que su Gobierno las examine se verá cuál es el camino a seguir, aunque en principio habrá nuevos contactos diplomáticos entre ambos países, pero no se puede adelantar a qué nivel.

Rusia demanda la retirada de las fuerzas extranjeras y de su armamento de Bulgaria y Rumanía, punto incluido en las garantías de seguridad que exige Moscú para evitar la expansión de la OTAN y el emplazamiento de armas ofensivas cerca de sus fronteras.

Según el Ministerio de Exteriores las propuestas rusas "fueron formuladas de un modo totalmente preciso que no admite ningún tipo de doble interpretación".

En los últimos años, Rusia ha acusado a la OTAN de incrementar su presencia militar y el despliegue de armamento cerca de sus fronteras, desde los tres países bálticos (Lituania, Letonia y Estonia) hasta Polonia, Rumanía y Bulgaria, elementos estratégicos que Moscú considera una amenaza directa para su seguridad.

En particular Rusia ha condenado el emplazamiento de elementos estratégicos del escudo antimisiles de la OTAN en Rumanía, ya que estos pueden ser remodelados fácilmente para ser usados como lanzaderas de misiles.

Rumanía ve "inaceptable" la petición de Rusia

Por su parte, el Gobierno rumano ha tachado de "inaceptable" la reivindicación de Rusia para la retirada de tropas de la OTAN en Rumanía y Bulgaria y ha agradecido el compromiso de países aliados para garantizar la seguridad de la zona frente a las potenciales amenazas derivada de Rusia.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto