Cerrar

Internacional

Salman Rushdie

Irán niega cualquier vínculo con el asaltante de Rushdie, sobre quien carga toda responsabilidad

Agencias | EITB Media

El Gobierno de Teherán ha asegurado que el propio escritor se ha "expuesto" a la "ira" de 1500 millones de musulmanes al traspasar "líneas rojas" con sus textos.

  • Retrato del ayatolá Jomeiní, en el Santuario de Saleh, en Irán. EFE

    Retrato del ayatolá Jomeiní, en el Santuario de Saleh, en Irán. EFE

Euskaraz irakurri: Iranek ukatu egin du Rushdieren erasotzailearekin inolako loturarik izatea, eta idazlea jo du erantzule bakar

El Gobierno de Irán ha rechazado este lunes cualquier relación con el ataque sufrido el viernes en Nueva York por el escritor Salman Rushdie, a quien no obstante ha acusado de traspasar "líneas rojas" con sus textos y de "insultar" al islam.

El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Naser Kanani, ha asegurado en una comparecencia pública que Teherán no tiene relación alguna con el asaltante, identificado como Hadi Matar, un joven de 24 años y origen libanés, según la agencia Mehr. "No consideramos a nadie más que a él (Rushdie) y a sus seguidores dignos de culpa e incluso de condena", ha manifestado. 

Kanani, no ha escatimado críticas contra Rushdie, al que ha acusado de "exponerse" con sus escritos a la "ira" de 1500 millones musulmanes y de seguidores de otras religiones, cruzando todo tipo de "líneas rojas".

El escritor británico de origen indio permanece ingresado en un hospital de Nueva York y, aunque su estado es grave, evoluciona favorablemente y desde el domingo no necesita ya estar conectado a un respirador artificial.

Rushdie está en el punto de mira de Irán desde que en 1989 el ayatolá Ruholá Jomeini emitiese una fatua pidiendo abiertamente su asesinato por la publicación de 'Versos Satánicos', considerada una blasfemia en parte del mundo musulmán.

A finales de los 90, el entonces moderado presidente iraní Mohamad Jatamí se distanció de la fatua y afirmó que el Gobierno no buscaba la muerte de Rushdie.

Sin embargo, el líder supremo de Irán, Ali Jameneí, reiteró la fatua en 2017: "El decreto continúa tal y como lo emitió Jomeiní", dijo, y dos años más tarde, volvería a subrayar que la fatua "es irrevocable".

El edicto del fundador de la República Islámica sigue vigente a día de hoy y la prensa vinculada al estamento clerical iraní no dudó en celebrar el apuñalamiento de Rushdie, pero este lunes, en su primera valoración oficial, el Gobierno iraní se ha desmarcado de la agresión en sí.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto