Cerrar

Política

Juicio del 'procés'

Agentes de la Guardia Civil narran el 'acoso' y 'escraches' que sufrieron tras el 1-O

AGENCIAS | REDACCIÓN

Dos de ellos han relatado que fueron perseguidos por un individuo y otro dos han recordado los sucesivos escraches frente a los hoteles en los que se alojaban.

1:30
Juicio del 'procés'

Euskaraz irakurri: U1aren ondotik 'jazarpena' eta 'mehatxuak' jasan zituztela esan dute guardia zibilek

Agentes de la Guardia Civil han narrado este jueves en el juicio por el procés independentista en el Tribunal Supremo las situaciones de "acoso" y "amenazas" que sufrieron en Lleida y en Seu d'Urgell los días posteriores a la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. Dos de ellos han relatado que fueron perseguidos por un individuo y otro dos han recordado los sucesivos escraches frente a los hoteles en los que se alojaban.

Los dos primeros agentes que han comparecido han contado, a preguntas del fiscal Jaime Moreno, que durante varios días, a partir del 3 de octubre, un centenar de personas se concentraron en las puertas del hotel Nice de Seu d'Urgell y que durante casi una hora estuvieron profiriendo insultos "en castellano y en catalán" contra su actuación el 1-O, portando pancartas y cacerolas.

Ambos han recordado que en esta concentración también participaron algunos bomberos de esa localidad catalana, que llevaron un camión del cuerpo. "Escuché mucho ruido, sirenas y una cacerolada", ha afirmado uno de los agentes recordando el momento en el que se percató de que "una multitud" se dirigía hacia un hotel cercano donde estaban alojados compañeros y que después fueron hacia el suyo.

Los manifestantes estaban "organizados, estructurados", han asegurado, aunque ninguno pudo ser identificado como miembro de alguna organización. Uno de los testigos, que grabó la concentración desde la ventana de su habitación sin que los manifestantes le pudieran ver, ha añadido que se llegaron a lanzar vasos y botellas de plástico a la fachada del edificio.

"Odio a la gente"

Ha sido el segundo de los agentes del Instituto Armado que ha declarado, el que ha lamentado "ese odio de la gente". De hecho, ha dicho que no llega entender el motivo de la sucesivas concentraciones cuando tanto él como sus compañeros hicieron "una intervención muy liviana y muy humana" durante el referéndum. "Donde no se pudo intervenir no se intervino para no causar un daño mayor", ha aseverado.

Perseguidos y grabados

Después ha sido el turno de otros dos agentes de la Guardia Civil que estuvieron destinados en Lleida entre el 26 de septiembre y el 6 de octubre. Han sido los que han relatado un episodio de acoso que les ocurrió al día siguiente del referéndum, cuando se encontraban dando un paseo, vestidos de paisano, por la ciudad al tener el día libre.

Insultos y pitadas

Sucesos similares se repitieron en Girona el día posterior al referéndum, según ha enfatizado otro agente de la Guardia Civil, que fue destinado allí para hacer "refuerzo de edificios públicos, la comandancia y la Subdelegación del Gobierno". Ha explicado que el día 2 se encontraba haciendo funciones de vigilancia, vestido de paisano, y que escucharon las sirenas de un convoy de vehículos de bomberos.


  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto