Cerrar

Política

POLÍTICA PENITENCIARIA

Troitiño abandona la prisión en libertad condicional

AGENCIAS | EITB MEDIA

El Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria le otorgó el pasado 27 de enero la libertad condicional para el preso donostiarra por la grave enfermedad que padece.

  • Antton Troitiño, tras salir de prisión.

    Antton Troitiño, tras salir de prisión. Foto: Etxerat.

Euskaraz irakurri: Troitiño espetxetik atera da, baldintzapeko askatasunean

El preso Antton Troitiño ha abandonado este viernes la prisión madrileña de Estremera donde cumplía condena por pertenencia a ETA. Troitiño permanecerá en libertad condicional por la grave enfermedad que padece, según ha informado la asociación de familiares de presos Etxerat.

En un comunicado, Etxerat ha recordado que hace 10 días Troitiño comunicó a su abogada su decisión de dejar de recibir el tratamiento de quimioterapia que se le venía administrando de forma paliativa, ya que le resultaba "inviable poder seguir haciéndolo, tanto a nivel anímico como físico, en el contexto de las condiciones del encarcelamiento".

"Esperamos que a partir de ahora pueda ser de una vez tratado de su dolencia con dignidad y garantías y en la cercanía de los suyos", ha afirmado Etxerat, que ha defendido que el final de la "política penitenciaria de excepción, más allá de la desactivación total del alejamiento y de otras medidas de excepción en los casos de los presos vascos, debe asimismo evolucionar hacia una dignificación de sus condiciones de vida".

Libertad condicional

La magistrada del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria María de los Reyes Jimeno Gutiérrez acordó el pasado 27 de enero la libertad condicional para el preso donostiarra, que se ha hecho efectiva este viernes una vez que la resolución ha sido firme.

La decisión se adoptó dos semanas después de que el juez de Vigilancia Penitenciaria José Luis Castro concediera la progresión de su grado penitenciario al tercer grado por "razones humanitarias y dignidad personal" debido a la enfermedad de gravedad que padece.

La juez fijó unas reglas de conductas para hacer un seguimiento a Troitiño, como la custodia familiar, obligación de residir en el lugar que designe y de fijar domicilio y prohibición de abandonar o ausentarse temporalmente de su lugar de residencia y provincia en la que se fije la misma sin autorización del Juzgado.

Además, tendrá que comparecer personalmente cada 15 días ante dependencias policiales o Servicio Sociales de la administración para informar de sus actividades y justificarlas.

La juez también le ha impuesto la prohibición de participar en cualquier homenaje o acto público que se celebre en su honor o en honor a exmiembros de ETA.

Condenado a más de 2700 años de cárcel por 22 atentados, quedó en libertad el 13 de abril de 2011 tras cumplir una pena de 24 años. Cuando la Audiencia Nacional ordenó de nuevo su detención al detectar que había contabilizado mal sus años en prisión, Troitiño ya se había ido a Londres.

Finalmente, Troitiño fue extraditado por Reino Unido el pasado mayo tras un proceso de entrega que duró más de tres años en el que intervinieron varios jueces y fiscales.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto