Cerrar

Política

ANIVERSARIO 1-O

El independentismo exhibe su fractura en una crispada conmemoración del 1-O

AGENCIAS | EITB MEDIA

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha llamado este sábado a la unidad del independentismo y ha pedido al Govern ponerse "al servicio" del mandato del 1-O.

03:13

Euskaraz irakurri: Independentismoaren baitako zatiketak erabat lausotu du U-1eko ekitaldi nagusia

El independentismo ha conmemorado este sábado el quinto aniversario del referéndum unilateral del 1-O, con un acto teóricamente unitario en Barcelona, donde se ha evidenciado la falta de una hoja de ruta compartida y un clima de crispación que podría culminar en los próximos días con la ruptura del Govern.

Lejos de la movilización del año inmediatamente posterior al 1 de octubre de 2017 (se manifestaron 180 000 personas en 2018), el Arco de Triunfo de Barcelona ha reunido esta tarde a unas 11 000 personas, según la Guardia Urbana, en un acto organizado por seis entidades independentistas: el Consejo por la República, la ANC, Òmnium Cultural, la AMI, Intersindical-CSC y Cambra de Comerç de Barcelona.

El acto pretendía ser unitario y, a diferencia de la manifestación organizada por la ANC con motivo de la última Diada del 11 de septiembre, han asistido dirigentes de todos los partidos independentistas, incluida ERC.

Sin embargo, ni en los discursos ni entre los asistentes ha habido señales de unidad: todos han apelado al espíritu unitario que hizo posible el 1-O, pero han diferido en sus recetas.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha llamado este sábado a la unidad del independentismo y ha pedido al Govern ponerse "al servicio" del mandato del 1-O.

En su discurso Puigdemont ha defendido que si el independentismo debe "estar encadenado" a una mesa es a la mesa de un diálogo entre partidos y entidades independentistas.

Ha asegurado que el referéndum ya se hizo el 1-O: "Es válido y no hay que volverlo a hacer. Votar ya hemos votado", después de que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, haya propuesto impulsar un acuerdo de claridad para pactar un referéndum con el Gobierno de España.

Por su parte, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, ha hecho un llamamiento a una "estrategia común" del independentismo, que debe ser "transversal" para ser "más fuerte", por lo que ha pedido que deje de "enfrentarse" y plante cara al Estado conjuntamente.

La dirigente republicana ha sido abucheada por parte de los miles de asistentes, aunque también aplaudida por otros. Unos silbidos que también ha recibido la secretaria general de ERC, Marta Rovira, cuando ha sido mencionada por los presentadores como una de las dirigentes que se encuentran en el "exilio" junto a Carles Puigdemont y Toni Comín, quienes en cambio sí han recibido una sonora ovación, especialmente el expresidente catalán.

"Muchos de vosotros estáis enfadados, decepcionados y desilusionados. Y lo comprendo y comparto. Porque tras el 2017 lo tuvimos cerca. Pero estoy contenta porque no estáis desmovilizados. Sois luchadores que no os rendís nunca", ha dicho Forcadell.

La expresidenta del Parlament, ha reivindicado la "victoria" del 1 de octubre, el "acto de desobediencia civil más importante desde la Guerra Civil y el acto de soberanía más importante de los últimos 300 años", como también su papel en el pleno del 6 y 7 de septiembre, cuando se aprobaron las llamadas "leyes de desconexión" previas al referéndum.

A la concentración también han asistido, entre el público, otros dirigentes de ERC como los consellers Josep Gonzàlez-Cambray y Tània Verge, la secretaria general adjunta Marta Vilalta, y la exconsellera Meritxell Serret, entre otros.

Bajo el lema "defendamos el 1 de octubre, ganemos la independencia", el manifiesto de la concentración apuesta por la vigencia de los resultados del referéndum ilegal del 1-O y mantiene que estos solo pueden ser revocados por "sufragio" de la ciudadanía de Cataluña.

Unas 300 personas se han manifestado por las calles del centro de Girona en un acto convocado por los CDR para conmemorar el aniversario del 1-O, que ha finalizado con la quema de un muñeco de paja con el rostro del presidente catalán Pere Aragonès, junto a una bandera española.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto