Cerrar

Sociedad

Coronavirus

Basaras: "Es habitual interrumpir ensayos por haber detectado efectos secundarios"

LUZIA ZUGADI | EITB.EUS

Preguntada sobre lo sucedido en el ensayo de la Universidad de Oxford, Basaras ha explicado que muchas vacunas "quedarán en el camino" porque es normal que surjan dificultades en la tercera fase.

  • Miren Basaras, profesora de Microbiología de la UPV/EHU

    Miren Basaras, profesora de Microbiología de la UPV/EHU

Euskaraz irakurri: Basaras: "Ohikoa da albo-efektuak atzeman eta txertoen ikerketak eten behar izatea"

Este mismo martes hemos conocido la noticia de que la farmacéutica AstraZeneca ha interrumpido el ensayo de la vacuna que estaba desarrollando contra la COVID-19, junto con la Universidad de Oxford, tras detectar una grave enfermedad a uno de los participantes. La misma farmacéutica ha admitido que es "habitual" que sucedan este tipo de efectos secundarios, pero con intención de contrastar la información de AstraZeneca, eitb.eus ha hablado con la profesora de Microbiología de la UPV/EHU, Miren Basaras (Derio, Bizkaia, 1968).

"Ha pasado algo que sabíamos que podía suceder. Suele ser en la tercera fase del ensayo cuando se ve si las vacunas son seguras y efectivas, y en este caso ha tenido efectos secundarios. Ahora, deberán investigar si esos efectos tienen o no que ver con la vacuna", ha dicho Basaras.

Según ha detallado, muchas farmacéuticas están haciendo ensayos para probar diferentes tipos de vacunas, y "muchas de ellas quedarán en el camino". Sin embargo, es demasiado pronto para saber si el ensayo de la Universidad de Oxford se ha interrumpido "del todo" o si seguirá adelante.

"Tal y como decía, es habitual encontrar obstáculos en el camino. Con otras vacunas ha pasado lo mismo, no es nada nuevo. Lo que hay que hacer ahora es investigar qué es lo que ha pasado exactamente y qué consecuencias traerá. El tiempo de receso dependerá de eso", ha explicado.

Hoy por hoy no han dado más datos sobre la "enfermedad potencialmente inexplicable" que ha provocado en uno de los participantes. Por lo tanto, es difícil saber cuál ha sido el daño que ha ocasionado la vacuna.

Preguntada sobre cuándo llegará la vacuna definitiva, Basaras ha respondido que es muy complicado que antes de que acabe el año haya una vacuna segura y efectiva: "Sería muy buena noticia que llegase en 2021", ha subrayado, después de matizar que ha pasado muy poco tiempo desde que el virus llegó.

Lucha entre farmacéuticas

Los laboratorios no descansan y muchos hablan últimamente de la lucha que tienen las farmacéuticas por encontrar una solución eficaz, ya que ha generado expectativa la "carrera" entre diferentes compañías por ser las primeras en sacar al mercado la vacuna. Al respecto, Basaras opina que esa lucha puede llegar a ser "beneficiosa", ya que hay una gran implicación y eso podría traer que desarrollarán más de una vacuna. "Para otras enfermedades hay una única vacuna", ha añadido.

Por el contrario, le parece arriesgado pensar que la vacuna será "panacea", debido a que todavía está por ver la eficacia de la misma. "Podría pasar que solo el % 50 de la población consiga ser inmune tras vacunarse", ha detallado.

Por ello, ha insistido en la necesidad de protegernos ante la COVID-19, y aprender a vivir con el virus: "Debemos tener claro que ha venido para quedarse".

Otros tratamientos

En la lucha contra la pandemia, también han generado interés otro tipo de tratamientos que buscan combatir al virus. "Desde marzo, los expertos han aprendido mucho en cuanto a medicamentos", ha señalado Basaras.

Y cuando llegue la vacuna, qué?

Está claro que la vacuna no será un milagro, y teniendo en cuenta la situación actual, puede que los ensayos sean más largos de lo esperado. Además, cuando la vacuna llegue al mercado, "no habrá millones de dosis", por lo que a la hora de vacunarse, tendrán prioridad las personas mayores, quienes tengan patologías previas y los asistentes sanitarios, es decir, quienes más peligro de contagiarse tienen.

Situación actual

Cabe destacar que, según Basaras, el virus tiene la misma virulencia que en primavera. Eso quiere decir que hoy en día no hay más asintomáticos, si no que se detectan más que antes. "Hace cinco meses hacían 1000 PCRs al día; ahora hacen 9000. Por lo tanto, es normal que haya más personas sin síntomas, ya que en marzo no se detectaban asintomáticos. Antes solo conocíamos los casos de personas que estaban graves, y por eso parecía que la situación era peor", ha concretado Basaras.

Para finalizar, les ha dado especial importancia a los ingresos hospitalarios de los últimos días, destacando que han vuelto a crecer los ingresos en UCIs. "Debemos tener bien claro que la virulencia sigue siendo la misma", ha concluido.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto