Publicidad
Cerrar

23/04/2021

12:21

Sociedad

Lectura

Todos Tus Libros: el espacio de las librerías independientes

EITB MEDIA

La iniciativa Todos Tus Libros impulsada por CEGAL es ahora la web principal de protección a las pequeñas librerías y con mayor disponibilidad de lecturas.

  • Libros en una estantería. Foto: Pixabay

    Libros en una estantería. Foto: Pixabay

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

En el año 2011 nace la plataforma Todos Tus Libros, que tiene el objetivo de apoyar a las librerías independientes y es impulsada por CEGAL, la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros. Aunque se crea como una sencilla herramienta de búsqueda de libros, acaba convirtiéndose en la plataforma con más disponibilidad en el Estado. Tras este éxito inesperado, en 2020 pasa a ser una web de ventas. Actualmente, cuenta con más de 180 000 personas registradas y más de 800 librerías asociadas.

No es el primer proyecto en Europa que ofrece un espacio virtual para que las librerías independientes puedan competir en este ámbito. En Reino Unido y Francia existen bookshop.org y lalibrairie.com, pero, a diferencia de en Todos Tus Libros, las empresas impulsoras son privadas. “[Todos Tus Libros] Es un proyecto colaborativo, esta es la pauta importante. No existe, en este momento, en ningún lugar del mundo, un proyecto que apoye a las librerías de esta manera”, declara Álvaro Manso, librero asociado y portavoz de CEGAL.

Son las propias librerías las que venden los libros que tienen disponibles, sin depender de ningún intermediario. Sencillo: del librero al cliente. “Pretende ser la manera en la que venden los libreros. Existe la recomendación, existen las posibilidades de asistir a las actividades que ofrecen las librerías, existe un intercambio directo”, explica Manso. En definitiva, un servicio personalizado y especializado parecido al que podemos encontrar en las pequeñas librerías de nuestros barrios.

Álvaro Manso, librero asociado y portavoz de CEGAL. Foto: ICAL

Las actividades culturales

Las librerías independientes son totalmente diferentes a las grandes cadenas. En estas últimas no sucede nada más  que “una mera transacción”, puro mercantilismo de la literatura. Las librerías van más allá: son proveedoras de conciencia cultural. “El librero no es solo un señor que vende libros, sino un señor que prescribe, que tiene que ser agitador cultural. Tiene que ser alguien que dé un espacio no solo para la venta de libros, sino para que ocurran eventos culturales”, afirma Manso.

La situación sanitaria actual, en cambio, ha puesto el freno a muchas de las actividades que se habían previsto para este año. Presentaciones de libros, reuniones literarias y cuentacuentos, entre otras, han tenido que ser suspendidas por la supuesta falta de medidas anticovid y el riesgo elevado de contagios que, según las autoridades, son inevitables. La opinión de Manso es clara: “Supongo que no [contagios] de virus y sí de conocimiento”.

Algunos eventos, por suerte, han podido seguir adelante. Todos Tus Libros recoge los que han sido organizados por sus librerías en un calendario de actividades que está disponible para cualquiera que visite la web. Estas son algunas de las próximas propuestas: día 24 de abril, cuentacuentos y firma con José Carlos Andrés (Alberti Librería, Madrid), y día 17 de mayo, sesión presencial del club de lectura con Gabriela Ybarra (Café del Libro, Madrid).

Las pérdidas

Las librerías, sin embargo, no pueden seguir a pie de cañón por sí solas. El papel que cumplen los compradores es muy importante. Tienen que saber dónde consumir libros, decantarse por el lugar especializado. En este sentido, Manso no se muestra preocupado: “Yo creo que en una compra reflexiva casi siempre se acude más al profesional que al que no sabe nada y tiene un gran almacén, y le da lo mismo vender un libro que un frigorífico”.

De hecho, agradece el apoyo recibido durante y después del confinamiento. “La respuesta en los periodos que hemos estado abiertos y no hemos estado confinados ha sido fantástica por parte de nuestros clientes”. A diferencia de otros sectores, el gremio librero ha perdido menos de lo esperado durante el año 2020. Mientras que las pérdidas estimadas eran de un 40 %, las cifras finales no son tan nefastas y las sitúan en un 10 %.

Librería Tintas, Bilbao. Foto: EITB Media

Las consecuencias del confinamiento en la lectura

El confinamiento, en cambio, no ha traído solo efectos negativos. Debido, quizás, al impedimento de pisar la calle, la gente se ha refugiado más de lo que ya lo hacía en los libros. Según el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros, en 2020 en Euskadi ha aumentado un 1,3 % el porcentaje de las personas que habitualmente leen durante el tiempo libre. En el Estado, la cantidad de personas lectoras ha aumentado un 3 %.

Lo que el confinamiento no ha cambiado ha sido el prototipo de quien lee y compra con frecuencia en las librerías. Una investigación de CEGAL demuestra que dicho perfil continúa siendo el de una mujer de mediana edad con poder adquisitivo medio. Según datos recientes, además, el porcentaje de mujeres lectoras en tiempo de ocio supera en más de un 10 % al de los hombres. Mientras que el 68,3 % de las mujeres lee, en el caso de los hombres lo hace solo el 56 %.

En cuanto al género literario, los gustos son parecidos y ambos sexos se decantan, en su mayoría, por la ficción. “La ficción es la que mantiene de alguna manera al sector”, explica Manso. “Dentro de la ficción, el género policíaco y la novela negra llevan manteniéndose muchos años”. Sin embargo, a medida que el lector avanza en edad o evoluciona en sus lecturas, abandona poco a poco la ficción y se aproxima a los ensayos.

Una librería asociada: Campus

Jon Azkueta, escritor y librero de la Librería Campus en Bilbao, no solo se muestra de acuerdo con Manso en cuanto a los hábitos de lectura, sino que va más allá: “Los adultos leen de todo. O, al menos, se pasean por todas las secciones de la librería. Los jóvenes, sobre todo, van a las baldas de su literatura; a las baldas de la literatura juvenil”.

De hecho, Azkueta asegura que cada vez más jóvenes se animan a comprar en su librería, a pesar de que el mercado virtual está cambiando los hábitos de consumo. En este sentido, asegura que el papel de los padres es esencial: “¿Cuándo se debe disuadir y cuándo incentivar la compra en las librerías? Porque si los niños y niñas lo único que ven es que sus padres y madres compran por Internet, ellos harán lo mismo después. Tenemos que enseñarles la importancia de las pequeñas librerías”.

No es que Azkueta se muestre contrario a la compraventa online, sino que insiste en la importancia de crear una convivencia sana entre ambas maneras de consumo. A pesar de que él mismo prefiere la venta y la recomendación físicas, opina que las dos son compatibles. “Internet es una herramienta que también nosotros utilizamos, por ejemplo, para conseguir, de manera directa o indirecta, más clientes”. Es por ello por lo que han decidido formar parte de Todos Tus Libros.

A pesar de poseer su propia web (www.libreriatintas.com), el alcance que les ofrece la iniciativa de CEGAL es mucho mayor. De hecho, Azkueta afirma que asociarse a esta plataforma ha sido el paso necesario para innovar. “Nos ha ayudado a modernizarnos como tienda. Hemos dado el salto, por ejemplo, a las redes sociales. Podríamos decir que sí se está dando un cambio, una evolución, pero que todavía no podemos valorar los beneficios al cien por cien porque llevamos muy poco tiempo”.

Jon Azkueta, librero de Tintas y escritor. Foto: EITB Media

Vista al futuro

Las librerías y las personas lectoras no han sido los únicos cautivados por Todos Tus Libros, sino que ha suscitado el interés de varios países que pretenden crear una plataforma parecida. Algunos de ellos, incluso, incorporarán fondos de impresión para la iniciativa española. Estos fondos, según ha explicado Manso, posibilitarán la impresión de libros que no existen en formato físico.

En cuanto a las librerías, el objetivo principal de CEGAL es crear una comunidad lectora y habilitar una vía de comunicación extra entre quienes aman la lectura. Así explica Álvaro Manso el propósito: “Que uno pueda intercambiar opiniones con otros lectores. No es que alguno le ponga tres estrellitas o cuatro a un libro que es muy bueno, sino que va a intercambiar opiniones con algunos que lo han leído. Intercambiar, no leer”.

Dado que es una plataforma todavía en pleno desarrollo y pendiente de novedades, CEGAL tendrá que esforzarse para estar a la altura y lograr los objetivos que se ha marcado. Manso se muestra animado. “Nos queda trabajo, pero ilusionante. Porque la gente está percibiendo que es un lugar interesante en el que estar. Donde se pueden comprar libros, se puede hablar de libros, se puede hablar de música y de muchas otras cosas”.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto