Cerrar

Radio

Radio Euskadi

04/11/2021

15:11

Boulevard

Reportaje

Conocemos la realidad de los migrantes que llegan a Irun

O.V. | EITB Media

Jabier Muguruza ha reflexionado sobre la migración tras haber conocido la labor de los voluntarios de Irungo Harrera Sarea y haber escuchado los testimonios de varios jóvenes migrantes que solo sueñan con poder vivir.

  • Jabier Muguruza y Xabier García Ramsden

    Jabier Muguruza y Xabier García Ramsden

    25:36 min
imagen player
imagen player
imagen player
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

El músico Jabier Muguruza ha explicado la historia que hay tras la canción "Maleta beltza" compuesta en 1994 y que cuenta la historia real de una madre y de su hija pequeña a las que ayudó a cruzar la frontera en el maletero de su coche tras pararlas haciendo auto stop. "La vida no es fácil para nadie pero a la vez es hermosa" ha reflexionado ante los micrófonos de "Boulevard" de Radio Euskadi.

El músico opina que hoy en día son muchas las cosas a las que no queremos mirar, como el cambio climático y la migración. Muguruza opina que "también hay que poner el foco es los países de origen de los migrantes".

En el programa especial que se ha emitido desde Irun, Radio Euskadi también ha querido conocer la labor de los voluntarios de Irungo Harrera Sarea, asociación que da instrucciones a los migrantes para que puedan seguir su camino.

Josune Mendigutxia, una de las voluntarias, ha explicado en qué consiste la labor diaria de la asociación y también ha dado a conocer la figura de los pasantes, las personas que a cambio de dinero llevan al otro lado de la frontera a los migrantes. A cada migrante les cobran entre 150 - 200 €.

Además, Radio Euskadi ha hecho un recorrido por las puertas de acceso a Iparralde con la ayuda de Nora Pérez. Ella vive en Hendaia y también ayuda en la medida de lo posible a los migrantes. Nora Pérez ha explicado que la policía francesa "está día y noche" vigilando todas las puertas de acceso a Iparralde y destaca que es "una presión psicológica incluso para los que tenemos papeles". Hay controles hasta en los autobuses de líneas regulares, "a cada hora hacen parar el autobús y lo registran".

También se ha podido escuchar la historia de las migrantes Aixa y Yiana. Aixa tiene 19 años, es de Guinea Conacry, y tuvo que huir porque su padrastro la maltrataba. Su madre le dio dinero tras vender unos terrenos y gracias a eso pudo pagar a las mafias que les prometieron un billete de avión. Nada de eso claro, pero al menos pudieron llegar a Marruecos en poco tiempo a través de coches particulares y otros medios de transporte.

Yiana, tiene 25 años y es de Costa de Marfil. Ha relatado como le golpearon en el camino para robarle todo lo que tenía, pero lo más duro fue el viaje en patera.

También han conocido la historia de Akle, de Togo. Emprendió el viaje cuando tenía 15 años, ahora tiene 21. A los 8 años sus padres abandonaron a él y a su hermano. Pudo dejar a su hermano acogido en una familia en la capital y él emprendió el viaje sin dinero.

Akle llegó en junio. Lo intentó 5 veces y a la quinta no se topó con ningún control policial y pudo pasar a pie tranquilamente el Puente de Santiago, pero lo increíble de su historia es que tardó 6 años en llegar a Francia y lo hizo a pie porque no tenía dinero. Akle es creyente, cuando llegó a Hendaia lo primero que hizo fue acudir a la iglesia y allí se topo con el cura, Jean Marc Lavigne, que lo acogió en su casa junto con otros migrantes. Ahora mismo Akle está estudiando, se está sacando un diploma para ayudar a personas necesitadas. Lo que más le gusta de su nueva vida es la libertad de expresión, poder hablar de cosas que en su país no podía, y su sueño es: vivir.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;