Cerrar

15/01/2022

10:42

déjate llevar

Crónica de Araba

Tormentas inevitables

EITB-MEDIA

"La tormenta sucederá. No podemos hacer nada por evitarlo". Las predicciones del primer ministro israelí, Naftali Bennet, sobre la irrupción de Ómicron se han cumplido con exquisita precisión.Todos los registros de contagios han quedado pulverizados.

  • La gasteiztarra Ye Traore hizo de comadrona para dar a luz a su hermano.

    La gasteiztarra Ye Traore hizo de comadrona para dar a luz a su hermano.

    3:02 min
imagen player
imagen player
imagen player
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Enviar

  Batir diariamente récords de infecciones ha dejado de ser noticia. El foco está en la inquietante ocupación hospitalaria, especialmente de camas UCI, y en el desorbitado stress de la Atención Primaria, básica en cualquier sistema público de salud.

A la fatiga se le añade el hartazgo. Los rastreos y protocolos no han servido para surfear una sexta ola que, según los expertos, alcanzará a la mitad de la población europea en las próximas semanas. No encontramos, tampoco, razones que expliquen las altas tasas de incidencia en Alava y en el conjunto de Euskal Herria.

Con la erizada cuesta de Enero en plenitud se espera que, tras el pico de la próxima cima, se abra un nuevo ciclo. La confirmación de que las vacunas nos protegen de la gravedad y de que la variante Ómicron es menos agresiva alimentan la tesis, para algunos todavía prematura, de que entramos en la fase de gripalizar la covid.

Los alentadores indicadores, sin embargo, no se notan todavía en los elevados ingresos de Santiago y Txagorritxu, por ejemplo, o en los saturados centros salud. La pandemia se acerca a los dos años de su explosión sin que este coronavirus haya encontrado su verdadero San Antón. Por eso, las vacunas, eficaces para neutralizar los contagios y sobre todo la severidad del virus, seguirán siendo determinantes; las mascarillas imprescindibles, las restricciones necesarias y la aireación de interiores indispensable.

Bajo el sombrío panorama que dibujan los datos de la pandemia esta semana ha emergido desde el anonimato el nombre propio de una heroicidad civil. Ye Traore, una joven vitoriana de 11 años, miembro de una familia de Mali, ha sido reconocida por el Gobierno Vasco con una de las medallas al mérito en emergencias, por haber ayudado a dar a luz su madre en casa. La mañana del 17 de Mayo del pasado año, minutos antes de ir al colegio, la madre rompió aguas y se puso de parto. Ye Traore llamó al 112 y atendió a su madre, recibiendo al recién nacido antes de que llegaran las asistencias. Después dejó a la madre y a su nuevo hermano en manos de los sanitarios para que los trasladaran al hospital, donde más tarde se reuniría toda la familia.  Ella, acto seguido, se marchó al colegio.

 Una historia real, natural como la vida misma, que permite esbozar una sonrisa. Acabamos de estrenar el 2022. Las bajas por pandemia condicionan la reanudación de curso escolar y la actividad socio-la laboral. Se sucederán las tormentas. No las podremos evitar, pero de cómo las afrontemos dependerá en gran medida la calma que siempre llega tras la tempestad.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;