Publicidad
Cerrar

04/11/2015

13:18

Cine

Entrevista

El abecé del cine vasco de terror

Natxo Velez | eitb.eus

La Semana de Cine Fantástico y de Terror de Donostia estrena este jueves la película colectiva “Euskal Harriaren ABDak”: 26 cortos de otros tantos directores, reunidos por Katihotsak Logia.

Euskal Harriaren ABDak
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Una lengua plenamente desarrollada es aquella que es capaz de reflejar e inventar el mundo y, por tanto, todas las manifestaciones culturales que lo forman; el cine no puede escapar a tal afirmación, y, atendiendo a ese principio, los miembros de la asociación cultural Katihotsak Logia continúan, como ya hicieran en sus anteriores trabajos (“Joxean’s Hil Eben” y “Ataun of the Dead”), alimentando y avivando el cine de serie B en euskera. Hoy han presentado el largometraje “Euskal Harriaren ABDak”, que se estrena mañana, en el marco de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de Donostia.

Mikel Alvarez, Jon Artola, Beñat Iturrioz, David Larrañaga y Oskarbi Sein forman el equipo de coordinación de la película y, en virtud de ese desempeño, han sido los encargados de reclutar a 26 creadores de las siete provincias vascas para encargar a cada uno la creación de un cortometraje basado en una letra del abecedario.

Los directores solo tenían una premisa: debían crear, en euskera, una pieza audiovisual de terror, fantasía o ciencia ficción basada en elementos de la cultura vasca. Esos 26 trabajos, llevados a la pantalla por un conjunto de creadores tanto profesionales como novatos, son los que forman el largometraje “Euskal Harriaren ABDak”.

Hemos hablado con Alvarez, Artola, Iturrioz, Larrañaga y Sein para desgranar la obra.

¿Dónde y cómo nació la idea de la que surge “Euskal Harriaren ABDak”?

Después de terminar la película “Joxean’s Hil Eben”, segunda parte de “Ataun of the Dead”, los miembros de Katihotsak Logia comenzamos a darle vueltas a “Napardeath”, que será la tercera parte.

Antes de cerrar la trilogía, nos pareció una buena idea pedir a algunos amigos que hicieran cortometrajes de cara promocionar nuestra película. Mientras madurábamos esa idea, nos fuimos viniendo arriba, y la pelota acabo convirtiéndose en un meteorito. Decidimos aunar a 26 cineastas y colectivos para crear entre todos “Euskal Harriaren ABDak”.

Todo esto fue en mayo de 2014, y empezamos a reclutar autores en julio, de manera que para septiembre ya teníamos apalabrados a los 26. Empezamos charlando con gente de nuestro entorno, y, como a estos les estimulaba la idea, seguimos tocando a la puerta de otros videocreadores vascos: profesionales, aficionados, gente inquieta del ámbito cultura sin relación anterior con la videocreación… Creemos que hemos formado un grupo interesante y diverso.

Cada uno tenía que rodar su corto y entregarlo para junio. No ha sido así en todos los casos, pero, en general, han sido bastante formales.

¿Qué se va a encontrar el espectador en la pantalla?

Una gran pedrada compuesta por 26 pedradas. Teníamos claro que los trabajos tenían que pertenecer al género del terror, la fantasía y la ciencia ficción, y así ha sido. De todas formas, el humor está muy presente, y hay una mezcla de géneros muy interesante.

“Fotografía de la videocreación vasca”

¿Bajo qué criterios decidisteis quiénes iban a participar en el proyecto? ¿Qué requisitos les impusisteis?

Como hemos comentado, al principio compartimos el proyecto con gente de nuestro alrededor. La idea les gustó mucho, y empezamos a pensar que el proyecto podía tener un eco aún mayor. Ese fue el momento en el que empezamos a buscar a profesionales del sector además de aficionados, con el objetivo de sacar una fotografía más realista de la videocreación vasca.

Uno de los aspectos que más nos influyó a la hora del reclutamiento fue el geográfico. Teníamos muy claro que queríamos a creadores de las siete provincias, y nos hemos empeñado en ello aunque el resultado final no ha quedado tan equilibrado en ese sentido como nos hubiera gustado. Otro criterio era el del género: hemos buscado la igualdad entre mujeres y hombres, y, aunque no la hemos conseguido plenamente, estamos contentos con el resultado.

Las únicas condiciones que pusimos a los directores fueron que el género del cortometraje fuera el terror, la fantasía y la ciencia ficción, que el trabajo estuviera basado en elementos vascos y que estuviera producido íntegramente en Euskal Herria. A partir de ahí, cada uno ha interpretado las reglas a su manera.

¿Cómo habéis hecho coexistir trabajos tan diferentes dentro de un único largometraje?

“Euskal Harriaren ABDak” está tejido en torno al alfabeto vasco. A cada uno de los creadores le fue asignada una letra del mismo, y los cortos van sucediéndose de la A a la Z. Hay un par de sorpresas al principio y al final, pero es mejor que aquel que quiera desvelarlas se acerque al cine.

Si te refieres a las diferencias entre los diferentes cortometrajes, no ha sido demasiado complicado. Cada uno está hecho con sus propios medios, y eso los dota de personalidad. Difieren mucho entre sí, y eso es lo que buscábamos, que el espectador tenga la sensación de ir subido a una goitibehera.

Xinta-dantza Euskal Harriaren ABDak

"Xinta-dantza" ( Jorge Gil Munarriz)

Estrenáis la película en el Festival de Cine Fantástico y de Terror de Donostia este jueves, 5 de noviembre; un marco perfecto, ¿no es así?

Pues sí. Cuando pusimos en marcha el proyecto no lo hubiéramos imaginado ni en sueños, pero el festival se ha mostrado interesado desde el primer momento y han tenido mucha paciencia con nosotros. Estamos muy agradecidos y será un día que no olvidaremos jamás. A ver si no se arrepienten…

Reivindicación de la serie B vasca

¿A qué referencias vascas se han podido remitir los creadores de los cortometrajes para acometer un trabajo de terror y fantasía?

Nuestro principal referente es “Kalabaza Tripontzia” (“La calabaza mágica”). Se puede decir que no existen muchos referentes más aparte de ese; los hay, y de gran calidad, pero no son muy numerosos.

Y en ello reside otra de las razones para poner en marcha “Euskal Harriaren ABDak”. Últimamente, se están haciendo cosas interesantes en el cine vasco, pero la lengua necesita otros territorios además del cine de festivales para aspirar a formar una industria.

El euskera necesita serie B, pedradas y cosas bizarras, si es que queremos que continúe vivo. Tenemos que crear en nuestro idioma, porque si no siempre terminaremos consumiendo productos de fuera. Uno de los objetivos de este proyecto es imaginarnos a nosotros mismos. Y es que, si no, nos imaginarán los demás y no nos reconoceremos en ese espejo.

¿Cómo veis el cine vasco tanto desde el punto de vista de la creación como desde el más ligado a la industria?

Que quede claro que esta es solo nuestra opinión, la del equipo de coordinación, no la de los 26 participantes. Como hemos dicho, estamos ante años dulces en el cine vasco: parece que cada año podremos ver una película vasca de nivel internacional. Y ojalá sigamos por esos derroteros.

Pero ese mundo nos resulta lejano. Somos conscientes de nuestras limitaciones, y sabemos que nunca nos moveremos en ese mundo y nunca realizaremos ninguna aportación imprescindible al cine vasco.

Aún así, si nuestro cine aspira a contar algún día con una industria que lo soporte, tendrá que pelear en muchos campos y dejar varios cadáveres en el camino. Estamos dispuestos a ser esos cadáveres.

Ttarttalo Koldo Almandoz Euskal Harriaren ABDak

Ttartalo (Koldo Almandoz)

¿Qué le depara el futuro a la película a partir del 5 de noviembre?

Después del estreno mundial del Victoria Eugenia, realizaremos estrenos en las siete capitales el día 13 de noviembre. Pero la vida real de la película empieza a partir de entonces, lejos de la sofisticación de los estrenos.

Estamos dispuestos a dar la película hasta en el último rincón de Euskal Herria; es por ello que quien quiera mostrar “ABDak” en una sala de cine, casa de cultura, gaztetxe, zulo, sala de torturas… puede ponerse en contacto con nosotros a través de la web o el correo electrónico y nosotros enviaremos a alguien con la película hasta donde se encuentre.

Este ritmo no durará por siempre, claro, ya que le hemos dado a la película tres meses de vida. Todas esas  proyecciones tendrán lugar hasta el 14 de febrero, y, a partir de entonces, cada cortometraje tendrá vida propia.

Todas las proyecciones que vayamos organizando serán anunciadas en la web.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto