Publicidad
Cerrar

20/09/2015

13:52

Zinemaldia

63º Zinemaldia

La fiesta de Álex de la Iglesia llega al Zinemaldia

Natxo Velez | eitb.eus

El director bilbaíno da lo que se espera de él en “Mi gran noche”, alocada, disparatada y festiva comedia escrita a medida para la vuelta al cine de Raphael.

1:51
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Este domingo ha sido el día de "Mi gran noche" en el Zinemaldia. Álex de la Iglesia ha llegado a la capital guipuzcoana rodeado de casi todos los actores que flanquean a Raphael en la película que supone la vuelta al cine del cantante e intérprete español (Hugo Silva, Mario Casas, Carolina Bang, Blanca Suárez, Carmen Machi, Carlos Areces…), y la expectación era palpable en el pase, que ha abarrotado de gente la enorme sala 1 del Kursaal a las nueve de la mañana.

El público ha acudido a la proyección con ganas de reír, y ese objetivo lo ha conseguido con creces el realizador bilbaíno desde el principio, con un apabullante inicio de ritmo explosivo que abre la puerta a una historia gamberra y vertiginosa que quizás flaquea por agotamiento en ciertos tramos antes de desembocar en un final marca de la casa, aunque esta vez, dicho sea de paso, más contenido que aquel onírico desenlace de "Las brujas de Zugarramurdi", estrenada hace dos años en este mismo marco.

Mi gran noche zinemaldia 2015 efe

El equipo del film posa esta mañana en Donostia

La historia está enmarcada en nuestro contexto actual y muestra pinceladas de la realidad que nos rodea (ERE, bancos de Suiza, tráfico de influencias…), pero, lejos de intentar cambiar la vida de nadie, que no lo hará, huye de la trascendencia y es una invitación a la fiesta, ni más ni menos, como ha explicado el propio director en la rueda de prensa: "Ante este panorama solo nos queda tomarnos la vida con una carcajada. Yo creo que una película tiene que ser una fiesta, y yo, como si fuera el DJ, intento que la gente baile. Es por eso que lucho por encontrar el equilibrio entre lo que yo propondría y lo que la gente quiere oír".

No es la gran película de Álex de la Iglesia, pero logra su objetivo: consigue que la gente se ría.

 

frame>

 

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto