Publicidad
Cerrar

11/11/2016

11:06

cultura

Entrevista

'En los bertsos, el resultante es más importante que el resultado'

Natxo Velez | eitb.eus

La bertsolari Alaia Martin participa hoy, viernes, en la charla “El fútbol desde la barrera (de la cultura)”, dentro de las jornadas “Letras y fútbol” que organiza la Fundación Athletic Club.

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

El encuentro “Letras y fútbol”, que organiza por séptimo año la Fundación Athletic Club, tiene como objetivo relacionar el fútbol -la única religión, según Eduardo Galeano, que no tiene ateos- y la literatura -una eterna búsqueda de la verdad, para Kafka-, y, para ello, durante esta semana ha programado diferentes actos en los que ha unido estos dos mundos.

En el marco de este encuentro, la bertsolari Alaia Martin (Oiartzun, 1987) participará este viernes, 11 de noviembre, a partir de las 19:30 horas en la charla “El fútbol desde la barrera (de la cultura)” junto a la escritora catalana Milena Busquets y Jota, líder del grupo granadino Los Planetas. El acto tendrá lugar en el Área VIP de San Mames, y la entrada es gratuita (los interesados en acudir tienen que mandar un mensaje a la dirección electrónica fundazioa@athletic-club.eus).

Antes de la charla de esta tarde, hemos hablado con Martin sobre la cultura, el bertsolarismo, el fútbol, la competitividad y otras muchas cosas.

¿Qué base tiene el cliché bajo el que algunos aficionados al fútbol son vistos como bárbaros por una pretendida élite cultural y, a su vez, los futboleros ven a estos como unos culturetas esnobs?

Somos animales sociales, vivimos en grupos, identificados con ellos, y es la diferencia entre estos grupos la que afianza nuestra propia pertenencia a ellos. Construimos etiquetas basándonos en las características superficiales de los demás, y estas etiquetas suponen, inevitablemente, reducir y simplificar la realidad, dejando al margen todo matiz.

Has participado en los Bertso Derbys que se suelen celebrar en los prolegómenos de los partidos entre el Athletic y la Real. ¿Cómo funcionan los bertsos, como expresión cultural, en un entorno futbolero?

En un ambiente futbolero, no muy bien. Cada actividad tiene sus propias condiciones y necesidades, y la clave reside en ser capaz de construir esos contextos.

Los Bertso Derbys han sido organizados con mucho mimo, en lugares y entornos adecuados para cantar bertsos, por lo que el resultado ha sido bueno.

El fútbol y todo deporte en general está articulado en torno a la competición, y esa misma contienda está, a su vez, presente en diversas expresiones del bertsolarismo. Como creadora, ¿cómo convives con esa vertiente competitiva de los bertsos?

Con nerviosismo e ilusión. En la vida, como en el deporte y en los bertsos, la mayor competencia es la que una establece contra o a favor de sí misma.

Por lo tanto, trato de encender y apagar el marcador de mi interior.

En el fútbol, la competición es el único fin, todo orbita en torno a la victoria. ¿Ocurre lo mismo en las competiciones de bertsos?

En los bertsos, es más importante el resultante que el resultado. En los concursos existen puntuaciones, clasificaciones y ganadores, pero la mayoría de sesiones que se realizan durante el año no son competiciones ni campeonatos, sino actuaciones, espectáculos y representaciones.

La única forma de llevarse la victoria en esas sesiones es llegar a hacer una gran actuación basada en la conversación y en el trabajo en equipo, en sintonía con el entorno.

Has vivido en Argentina. Para seguir afianzando prejuicios, o quizás para ayudar a romperlos... ¿Qué hay de cierto en la fiebre que despierta este deporte allí?

Es increíble. Cuando hay partido, se llenan las casas y los bares, y las calles quedan desiertas. Los informativos y la prensa ofrecen un gran espacio al fútbol, y la epidemia de esa fiebre se extiende a todas las franjas de edad.

Cantando bertsos, prefieres realizar un buen ataque o plantear una buena defensa?

Ni lo uno ni lo otro. Lo que más me gusta es la conversación: dar pases, prestar mi voz a quienes están fuera de juego… Y es cierto que en algunas actuaciones recibimos alguna patadita verbal o algún balonazo de vez en cuando, pero suele haber pocas tarjetas rojas.

Jugar en casa es muy importante en el fútbol. ¿También lo es para los bertsolaris? ¿Dónde juega en casa Alaia Martin?

Juego en casa cuando estoy a gusto, siento que soy libre para expresarme y durante la actuación establezco una complicidad con mis compañeros y conmigo misma. El lugar está dentro de una misma.

Cuando canto en mi pueblo, en Oiartzun, me siento mucho más desnuda.

Los futbolistas entrenan a diario para estar a punto el día del partido. ¿Cómo entrenáis los bertsolaris?

Dentro de una misma. Yo, dependiendo de la ocasión, lo hago entre amigos, yo sola, por escrito, a viva voz, con una película, con música, de fiesta, simulando o desconectando.

No existe ninguna receta mágica para la magia.

En el bertsolarismo se han dado grandes pasos desde una perspectiva de género, avances mucho más notables que en el mundo del fútbol. ¿A qué crees que se deben?

A un trabajo previo y a una reflexión estratégica. Además, controlar a los mass media del bertsolarismo es más fácil que hacerlo con los del fútbol.

¿Qué puede aprender el fútbol del bertsolarismo? Y el bertsolarismo del fútbol?

La calma, y el trabajo en equipo.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto