Cerrar

08/12/2021

08:30

Música

''Eta hutsa zen helmuga''

Liher: “En nuestras canciones casi siempre aparece la intensidad”

Natxo Velez | EITB Media

El cuarteto ha publicado el disco “Eta hutsa zen helmuga”, cuarto de su carrera, una potente recopilación de canciones que los ha acompañado en el proceso de cerrar las heridas abiertas por la pandemia.

  • Liher

    Liher

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Liher deja muy claro desde el mismo comienzo de "Eta hutsa zen helmuga" qué ingredientes conforman su propuesta y en qué estado de ánimo se encuentran. Es pulsar el play y aparecen las pistas más identificables de su sonido: juguetonas melodías de guitarra, afiladas guitarras rock sobre las que descansa toda la artillería sonora, bajos plenos de grano y melodía, potentes y profundos golpes de batería, y, sobre todo ello, la fuerza de la voz de Lide Hernando, que modula sentimientos y reflexiones acumuladas en estos tiempos plenos de inquietud y frustración ("Hautsi ginen baina zati guztiak hartu / arrakalak urrez bete eta aurrera jarraitu – Nos rompimos pero unimos nuestras piezas / llenamos nuestras cicatrices con oro y salimos adelante", cantan en "Kintsugi").

En "Eta hutsa zen helmuga", Liher rompe con la unidad y la corrección sonora de su anterior disco, el conceptual "Hemen herensugeak daude", y brillan menos uniformes, más ásperos y libres. En el plano estilístico, este nuevo disco también invita a un viaje más variado, donde se parte del hard rock y eso que se ha llamado rock alternativo para adivinar brillos de soul, música americana y blues ("Aint' no lullaby", "Hasi", los coros y arreglos de "Orri zuri batek"…), stoner y metal e, incluso, algún ramalazo mathcore (¿se colaron Dillinger Escape Plan en Garate?) en el estribillo de la canción "Arrastaka".

En las letras, se adivinan las heridas abiertas en el grupo por la pandemia, pero también las lecciones extraídas de ellas; quizás no vivamos los mejores tiempos, pero son nuestros tiempos.

Hemos hablado con Lide, guitarrista y cantante del grupo.

"Eta hutsa zen helmuga" parece más que nunca un disco compuesto desde las entrañas. ¿Ha sido la composición y producción más inmediata y libre que en anteriores trabajos?

Totalmente. Las canciones surgieron sin ningún tipo de planificación, la mayoría de ellas en la cabeza y las manos de Iñigo Etxarri (guitarrista) y mucho antes de lo conveniente.

La salida del anterior disco coincidió plenamente con la pandemia, y, por tanto, estas canciones surgieron durante el confinamiento, sin haber podido presentar dignamente nuestro anterior disco. ¡La base musical de este disco estaba creada para mayo de 2020!

Liher

Liher

A pesar de ello, salta a la vista que las canciones están muy trabajadas: coros, melodías de guitarra, líneas de bajo, otros arreglos, samplers e interludios… ¿Cuándo dais por terminada una canción en el local y qué margen dejáis a la inspiración en el estudio?

Como he explicado un poco antes, una de las cosas que distingue a este disco de los anteriores es que ha habido menos trabajo colectivo en el local. La pandemia nos ha impedido juntarnos demasiado, y, como Etxarri es ingeniero de sonido y tiene un equipo de grabación en su lugar de trabajo, fue él quien creó en un principio esas melodías de guitarra, líneas de bajo y arreglos que has comentado.

Después del verano de 2020, cuando escuchamos esas canciones que había guardado durante meses, flipamos y nos dijimos: esto hay que utilizarlo en un nuevo disco.

Luego, claro, siempre hay ideas introducidas por Ander (batería) y Joshka (bajo); y yo me he encargado de las letras y las melodías.

¿Qué debe tener una canción de Liher para que os empuje a trabajar en ella?

Hay una cosa que aparece casi siempre en nuestras canciones, y es la intensidad, que emerge en diferentes formas: como canción progresiva, empezando por sonidos suaves hasta acabar con potencia; dinámicas variables; o pasajes emotivos apoyados en los coros.

Además, a mí personalmente me gusta asegurarme de que las letras tienen una segunda vuelta; que se entiendan a la primera, pero que ofrezcan más significados en una segunda lectura. No puedo decir que lo consigamos siempre, ¡pero al menos lo intentamos!

Me parece que este disco tiene un sonido más clásico y áspero, con más grano. ¿Qué buscasteis en Kaki Arkarazo que no encontrasteis en Santi García (él fue quien produjo "Hemen herensugeak daude") y qué habéis encontrado en Garate?

Es cierto lo de la aspereza. Precisamente, mucha gente cree que con Santi García Liher encontró el mejor sonido que ha tenido; pero una de las razones para pensar eso es que en ese disco se utilizaron los parámetros de la música actual, del rock moderno. Por ejemplo, la batería entraba más fácil al oído en ese anterior disco, porque todos los golpes de bombo y caja eran iguales.

Este disco es más incorrecto, más natural, imita nuestra manera de tocar, y creemos que eso tiene un gran valor; precisamente, fuimos a Garate en busca de eso.

¿Cómo habéis rellenado el hueco que os dejó no poder presentar como se merecía vuestro anterior disco, muy presente en las letras? ¿A qué os habéis agarrado para "llenar nuestras cicatrices con oro y salir adelante"?

Antes que nada, a la creatividad. Si no hubiéramos sido capaces de crear, la frustración generada por esta época hubiera sido incluso más frustrante. Además, a la gente cercana: familia, amigos y amigas, parejas. ¡Qué haríamos sin ellos!

Y finalmente, cómo no, también nos hemos agarrado a esa gente del ámbito de la música que nos hemos ayudado mutuamente; la comunidad de músicos y músicas y algún medio que otro, que nos ha facilitado el camino y se ha convertido en aliado.

¿En qué ha cambiado, si es que lo ha hecho, vuestra actitud ante la hoja en blanco en la medida en que el grupo iba acumulando un mayor peso, más seguidores y, por tanto, mayores expectativas?

Más que el miedo, lo que crece entre disco y disco es el nivel de responsabilidad. De todas formas, por suerte o por desgracia, todavía no hemos hallado ninguna fórmula mágica para convertir en viral un disco o una canción nuestra, y, gracias a ello, en cada nuevo trabajo seguimos haciendo lo que más nos gusta: explorar, trabajar nuevos estilos (por ejemplo, en "Arrastaka"), meter nuevos ritmos…

Hard rock, rock alternativo, stoner, soul, música de raíz americana, metal, algún eco de mathcore… Salta a la vista que tenéis un gusto musical variado. ¿Qué escucháis y qué territorios musicales compartís?

Yo creo que el amplio abanico de estilos musicales de Liher deja bien claro nuestros heterogéneos orígenes musicales. Al bajista le gustan System of a Down, Tool y ese tipo de grupos; el batería escucha de todo, desde rumba a hardcore; el guitarrista ama la psicodelia e irregularidad de The Mars Volta; y yo vengo más del blues y el soul, de la música negra.

De todas formas, en la medida en que somos melómanos, tenemos puntos en común: ahora me vienen a la cabeza el grupo At the Drive-In, Jack White y Queens of the Stone Age.

Liher

Liher

Ya habéis ofrecido algunos conciertos desde que publicasteis el disco. ¿Cómo funcionan las nuevas canciones en el repertorio? ¿Cómo son ahora los conciertos de Liher?

Lo bueno de haber publicado cuatro discos es que puedes hacer un mejor set list eligiendo las mejores canciones de cada uno de ellos, o al menos tus preferidas. El público que nos ha acompañado desde el principio va a disfrutar más de estos conciertos, porque hemos tratado de meter las canciones más memorables.

De todas formas, es cierto que muchas veces nos movemos contra corriente, e intentamos meter en los oídos de la gente canciones que no son tan recordadas, ¡a ver si los convencemos de una vez de que esas también son buenas! Je, je, je.

También estamos preparando alguna versión, porque en cada gira metemos una nueva, pero nos faltan ideas…

¿Y cómo lo hacéis para llevar al directo las canciones en las que hay colaboraciones? En el disco hay cuatro cantantes invitados…

La verdad es que por nosotros nos llevaríamos a esos y esas grandes artistas a todos los conciertos, pero, como es imposible, la mayoría de las veces intentamos garantizar que esas canciones funcionen solo con mi voz.

Ha quedado claro lo frágiles que son los planes, pero ¿dónde y cómo os gustaría estar dentro de un año?

Como has dicho, la lección más útil que nos ha dado la pandemia es no hacer planes y relajar un poco esas esperanzas tan infladas.

Lo único que pedimos para dentro de un año es seguir tocando, que nuestra relación siga siendo tan buena como hasta ahora y no pensar aún en un hipotético próximo disco; ¡tendemos mucho al futuro! Queremos disfrutar más del presente.

Lo único que pedimos para dentro de un año es seguir tocando, que nuestra relación siga siendo tan buena como hasta ahora y no pensar aún en un hipotético próximo disco. Miramos demasiado al futuro. Queremos disfrutar más del presente.

Elige, por favor:

Un grupo o solista extranjero: Jack White

Un grupo o solista vasco: El grupo Zozo (tuvo una carrera corta, pero ¡uf!)

Un disco imprescindible: "Where the Light Is", John Mayer live in LA

Un directo inolvidable: El concierto de Rivals Sons en el festival Mad Cool 2018.

Un o una cantante: Whitney Houston (Lide)

Un o una guitarrista: Frank Zappa (Etxarri)

Un o una bajista: Flea (Joshka)

Un o una batería: Aric Improta (Ander)

Tu lugar preferido para tocar: En esta vamos a apuntar afuera. ¡El espacio KTS de Friburgo! Hemos tenido dos conciertos memorables con la gente de allí.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;