Publicidad
Cerrar

04/06/2021

12:24

Boulevard

Amelia Tiganus

"Cuando marginas socialmente a una mujer violada la empujas a la prostitución"

O.V. | EITB Media

Amelia Tiganus fue violada a los 13 años, vendida a un proxeneta y explotada sexualmente. Logró salir de aquello y ahora trabaja para que a ninguna mujer le ocurra lo mismo que a ella.

  • Amelia Tiganus

    Amelia Tiganus

    21:54 min
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Amelia Tiganus nació en Rumanía y con 13 años sufrió una violación múltiple. El estigma la persiguió y la volvieron a violar. Más tarde cayó en la prostitución. Víctima de la trata llegó a España dónde fue vendida a un proxeneta por 300 €. La explotaron sexualmente en más de 40 prostíbulos durante más de 5 años. Logró salir y el feminismo fue su tabla de salvación. Desde el feminismo logró reconstruirse y reinterpretar su propia vida. Ahora vive en Euskadi y trabaja muchísimo para abolir la prostitución y para que a ninguna mujer, nunca, le vuelva a ocurrir lo que le ocurrió a ella. En este marco ha publicado un cómic titulado "Amelia la historia de una lucha".

Según ha explicado en "Boulevard Informativo" de Radio Euskadi, la abolición de la prostitución "es lo único que nos puede devolver los valores como una sociedad feminista y poniendo en el centro el buen trato". El concepto de abolición se confunde con el de prohibición, pero no es lo mismo. "El abolicionismo apuesta por perseguir a los proxenetas y a los puteros y quiere que el Estado garantice políticas públicas, ya que es un problema social", a la vez que piden "ayudas económicas, asesoramiento jurídico, formación, terapias...". Este es el modelo que quieren poner en marcha "para educar a las nuevas generaciones".

Amelia ha señalado que a Rumanía "le sale más rentable" el sistema prohibicionista, porque de esta manera "exportan la mercancía, esto es, exportan mujeres y niñas".

En su opinión la prostitución "no empieza el primer día que entras en el prostíbulo", en su caso afirma que, "antes ya me había convertido en la puta de todos y todas" debido a la estigmatización. Cuando la sociedad "penaliza y margina socialmente a una mujer que ha sufrido una violación, la está empujando a la prostitución". Y añade que "ante una violación el estigma de la sociedad es lo que marca la diferencia". Aboga que "toda la sociedad" debe implicarse ante la prostitución, porque "convertir a las mujeres en mercancía nos afecta a toda la sociedad".

"4 hombres de cada 10 consumen prostitución" ha constatado. Tiganus ha explicado que los proxenetas no utilizan la fuerza bruta con las mujeres porque "los puteros quieren mercancía en buen estado, sin golpes, y putas felices". En cambio los "puteros sádicos van a a buscar el sufrimiento y el dolor" que es cuando disfrutan. En Latinoamérica "hay un grado de brutalidad mayor" hacia las prostitutas, pero en Europa "una mujer golpeada, encadenada, llorando, sólo se puede vender al putero sádico. Aquí se trata de vender al por mayor".

Una vez fuera de ese mundo, Tiganus tardó 7 años en "descubrir el feminismo y fue liberador, me liberé de la culpa, la vergüenza, el miedo...".

El año pasado creo junto con otras dos mujeres la Asociación Emargi para la emancipación de mujeres y niñas, "pensamos que hace falta desarrollar una línea de trabajo dónde las mujeres que han sufrido violencia sexual se puedan encontrar y poder empoderarnos".

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;