Publicidad
Cerrar

06/03/2021

10:22

crisis climática

CAMBIO CLIMÁTICO

La bajada de emisiones de Co2 por la pandemia, la mayor desde la II Guerra Mundial

RADIO EUSKADI

El último informe de la Agencia Internacional de la Energía certifica que las emisiones de Co2 ligadas a la producción de energía disminuyeron en un 6 % en 2020

  • Unai Pascual, investigador de Ikerbasque

    Unai Pascual, investigador de Ikerbasque

    16:57 min
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Según el informe de la Agencia Internacional de la Energía, las emisiones de dióxido de carbono en el ámbito energético se redujeron en un 6 % el pasado año. Esto supone una caída de 2 mil millones de toneladas. Según el investigador de Ikerbasque, Unai Pascual, esa cifra equivale a eliminar todas las emisiones que produce la Unión Europea. Se trata de la mayor bajada de emisiones de Co2 desde la Segunda Guerra Mundial.

La clave principal de este descenso se centra en la disminución de la demanda de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón por el parón económico en la pandemia. De hecho, en palabras de Pascual, el descenso de la demanda del petróleo representa casi la mitad de la reducción de las emisiones de Co2 en materia energetica.

No obstante, la reducción de emisiones ha sido heterogénea en las diferentes regiones del planeta. En las economías más avanzadas como Europa o Estados Unidos, la  caída ha sido más acusada, de un 10 %. Sin embargo, en las economías emergentes la caída ha sido menos significativa situándose en torno al 4 %. En el otro lado de la balanza estaría China. De hecho, el gigante asiático no redujo emisiones, sino que las aumentó.  Aun así, ese incremento fue menor respecto a los años anteriores de la pandemia.

En cuanto a la deforestación, no hay ningún dato oficial de 2020. Sin embargo, se sospecha que la deforestación no se redujo el pasado año. “No se  prevé una disminución en las emisiones de Co2 ligadas a la deforestación como con las emisiones del sector energético”, explica Pascual. Lo cierto es que en el último año el precio de materias primas como la madera o el aceite de palma ha aumentado.  Incremento que puede resultar un incentivo para aumentar la producción de esos productos. Desde el punto de vista económico, afirma Pascual,  las señales económicas no han sido adecuadas para ralentizar la deforestación: “la necesidad de  crear dinámicas económicas potentes ha llevado a volver a relanzar la producción de materias primas. Algo que va en contra de la protección de bosques”.

Según explica el investigador de Ikerbasque, las economías mundiales están buscando formulas para relanzar la economía. Formulas que descartan en ocasiones modelos más verdes o ecológicos. Se está optando, matiza, por relanzar la economía de una forma tradicional con incentivos económicos y fiscales que no están muy alineados con el pacto verde.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto