Publicidad
Cerrar

25/09/2020

07:51

Zinemaldia

 “Limbo”

"Queríamos acercar a la gente a los refugiados, que los vieran como personas"

Natxo Velez | eitb.eus

El escocés Ben Sharrock ha presentado en el Zinemaldia “Limbo”, su segundo largometraje. La película muestra desde la ternura las dificultades y esperanzas de un grupo de refugiados.

  • "Limbo"

    "Limbo", que se estrenará en primavera de 2021, ha sido rodada en las islas Uist, en Escocia

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Después de presentar “Pikadero” en 2015, el director escocés Ben Sharrock y la productora Irune Gurtubai vuelven este 2020 al Zinemaldia, para presentar “Limbo” su segundo largometraje en la sección New Directors.

Lejos de las generalidades, las prisas y superficialidad que este tema suele llevar anejas en los titulares, salvo honrosas excepciones, Sharrock cuenta en “Limbo”, con un estilo sereno y amable, la historia de Omar, un refugiado sirio atrapado en una lejana isla de Escocia mientras se tramita su solicitud de asilo.

Pero no estará solo: Omar y sus nuevos compañeros de piso asisten a clases de conciencia cultural terriblemente malinterpretadas, hacen una maratón de la serie Friends y se debaten entre participar o no en la noche de micrófono abierto local.

La productora Irune Gurtubai nos ha dado unas claves sobre la película.

En 2015 estrenasteis “Pikadero” también en el Zinemaldia. ¿Qué recuerdos os quedan de entonces?

Tenemos muy buenos recuerdos. “Pikadero” fue nuestro primer largometraje, y desde un principio lo quisimos estrenar en el Festival de San Sebastián. Disfrutamos mucho, y tanto la crítica como el público la acogieron muy bien.

Nos abrió las puertas a lo que llegó más tarde: todos los demás festivales y poder hacer la segunda película. Este año, como “Limbo” ya es nuestra segunda película y se estrenó la semana pasada en Toronto, estamos más tranquilos y esperamos disfrutar.

 “Limbo” se desarrolla en un plano diferente a “Pikadero”. ¿Dónde surge la necesidad de contar esta historia?

Ben vivió en Siria antes de que comenzara el conflicto allí, y antes había estudiado política árabe. Siempre le ha interesado mucho.

Cuando estalló el conflicto y comenzaron a salir en la televisión las imágenes de los refugiados, no le parecía que reflejaran la gente y amigos que había conocido allí. Las personas eran simples números, y esta historia quiere ser una adenda a esa narrativa.

Habéis rodado en una isla perdida de Escocia. ¿Cómo fue?

Muy difícil. Las islas Uist están en el noroeste de Escocia, y, si el tiempo en Escocia es malo, ¡imagínate cómo es el de allí! Todos los días soplaba un viento muy fuerte, y llovió casi todos los días. Además, como era invierno, hacía mucho frío.

Rodar en esas condiciones fue muy difícil, pero al final eso era lo que queríamos mostrar en la película, y creo que se notará.

El tema de los refugiados admite diferentes formas de acercamiento, en el plano social y político. ¿Cuál ha sido el vuestro?

Queríamos acercar a la gente a los refugiados, que los vieran como personas sin esa “etiqueta”. ¿Qué es ser refugiado? ¿Define eso a alguien como persona? Siempre nos los presentan como un colectivo, pero tenemos que darnos cuenta de que son individuos.

No obstante, la película se abre al humor en un contexto tan oscuro. ¿Cómo lo habéis empleado?

Al igual que “Pikadero”, “Limbo” aborda un tema social, pero hemos utilizado el humor para hacerlo. La vida es agridulce, y esta película también lo es. Se puede tratar un tema serio con humor sin perderle el respeto.

Acabáis de estrenar la película en Toronto. ¿Qué reacciones habéis percibido?

Este año el festival de Toronto ha sido un poco extraño porque no hemos podido estar allí. Pero “Limbo” ha tenido una buena respuesta, a la gente le ha gustado mucho.

Además de recibir buenas críticas, la gente no para de hablar de ella, y eso nos alegra mucho.

Después del Zinemaldia, ¿qué camino le auguráis a la película estando las cosas como están?

Tendremos que ver qué pasa este año y cómo empieza 2021. De momento, después de pasar por Donostia, la película irá a Zúrich, Londres y El Cairo, y seguirá viajando por más festivales.

Esperamos que “Limbo” se estrene en cines en primavera. A ver si todos somos formales y las cosas están mejor para entonces.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;