Publicidad
Cerrar

12/03/2018

14:31

cultura

Óbito

Muere el modisto francés Hubert de Givenchy

Agencias | Redacción

El legendario diseñador de moda francés ha fallecido a los 91 años, según han anunciado sus sobrinos en un comunicado. Era presidente fundador de la Fundación Cristobal Balenciaga.

1:21
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Enviar

El legendario modisto francés Hubert de Givenchy, fundador de la "maison" homónima, murió el pasado sábado a los 91 años, informaron hoy los medios franceses, que citan un comunicado de la familia.

"Monsieur De Givenchy se apagó mientras dormía el sábado 10 de marzo de 2018. Sus sobrinos y sobrinas comparten su dolor. Las exequias se celebrarán en la más estricta intimidad", señala el comunicado.

Givenchy, nacido en Beauvais (Oise, Francia) en 1927, fue responsable de diseñar prendas para para algunas de las personalidades más icónicas del siglo XX, tales como Jacqueline Kennedy, la duquesa de Windsor, Carolina de Mónaco o la que fue su musa y amiga Audrey Hepburn.

Entre sus creaciones más originales destacan la blusa Bettina o el vestido saco, así como sus diseños de prêt-à-porter, concepto que él mismo creó en 1954.

Pieza clave en la creación del Museo Balenciaga

Givenchy era el presidente fundador del Museo Balenciaga de Getaria (Gipuzkoa), un centro que visitó en numerosas ocasiones en honor al que consideró siempre su "maestro" y fuente inspiradora de su arte. Givenchy deja tras su muerte un legado sin par inspirado en el trabajo de Cristóbal Balenciaga, al que definía como "un arquitecto de la costura".

La pasión de Givenchy por Balenciaga llevó al modisto francés a implicarse desde los inicios en el proyecto de levantar un museo en Getaria que mostrara el trabajo del que decía, "ha sido y será siempre el modisto más grande" de la historia.

Givenchy fue el presidente fundador de la Fundación Balenciaga, germen del museo que albergaría después el legado de su admirado maestro y cuya ejecución siempre defendió, incluso en los momentos más difíciles en los que se redimensionó un proyecto que tardó diez tortuosos años en hacerse realidad.

Desde entonces, son numerosas las veces que Givenchy se ha trasladado a Gipuzkoa, la última documentada el 26 de mayo, cuando acudió a la inauguración de una exposición de los diseños que legó al museo otra de sus amigas, la multimillonaria estadounidense Rachel L. Mellon.

El cargo de Givenchy como presidente fundador del Museo Balenciaga nunca se limitó a ser honorífico, ya que se implicó hasta sus últimos días en mantener vivo el legado de un maestro "generoso" que le brindó su apoyo desde que, tras varios intentos infructuosos, logró encontrarse con él en Nueva York.

La vinculación de Givenchy con la tierra de su gran maestro le llevó a diseñar desinteresadamente un nuevo uniforme para las coralistas del Orfeón Donostiarra, conformado por una túnica en negro con un gran lazo rosa, el cual convive además con el que también creó en 1964 para estas vocalistas Cristóbal Balenciaga.

Gipuzkoa agradece su "trascendental" aportación

El presidente de la Fundación Cristóbal Balenciaga y diputado de Cultura de Gipuzkoa, Denis Itxaso, ha lamentado la muerte del legendario modisto francés, al que ha agradecido su "trascendental" contribución en la "gestación" del Museo Balenciaga de Getaria.

Itxaso ha destacado, en una nota, el "enorme respeto" que Givenchy mostró por la figura de Balenciaga y el "amor" con que colaboró en todo lo que fue requerido para la consecución del museo del modisto guipuzcoano en Getaria, del que Givenchy era presidente honorífico.

  • Si te interesó esto, quizá te interesen estos otros temas:
  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;