Cerrar

29/03/2019

12:34

Economía

ECONOMÍA VASCA

El Gobierno Vasco rebaja una décima la previsión de crecimiento hasta el 2,2 %

Agencias | Redacción

No obstante, "las bases de crecimiento en Euskadi son sólidas", el PIB tendrá un comportamiento mejor en el segundo semestre y hay "garantías" de que la economía vasca mantendrá su crecimiento.

1:24
Trabajadores en una fábrica.
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

El Gobierno Vasco ha rebajado la previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) una décima hasta situarla en el 2,2 % para este año, para el que sin embargo eleva la estimación de creación de empleo al 1,5 %, una décima más.

Así lo ha anunciado el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, que ha comparecido este viernes en Vitoria-Gasteiz junto con el viceconsejero de Economía, Alberto Alberdi, y el director de Economía y Planificación, Jordi Campàs, para presentar el Informe Trimestral de la Economía Vasca correspondiente al cuarto trimestre del año pasado.

Han recalcado no obstante que "las bases de crecimiento en Euskadi son sólidas", que el PIB tendrá un comportamiento mejor en el segundo semestre y que hay "garantías" de que la economía vasca mantendrá su crecimiento.

En cuanto al empleo se espera que este año se creen 14.800 empleos frente a los 13.500 que se habían calculado inicialmente y que en 2020 se creen otros 12.500, es decir 1.300 más. Este aumento se debe al impulso de la construcción y los servicios.

En el conjunto de 2020, el avance se situará en el 2 %. En Euskadi, la demanda interna mantendrá un tono dinámico en 2019 y se confía en que los datos más pesimistas del sector industrial en los últimos meses sean transitorios.

Por lo tanto, el Gobierno Vasco considera que la economía vasca se encuentra creciendo en sus valores potenciales, tras los crecimientos vividos en años anteriores, que rondaban el 3 %.

La economía vasca creció el 2,8 % en 2018

La economía vasca creció un 2,4 % en el cuarto trimestre y completó un año 2018 con un incremento del 2,8 %, tan solo una décima inferior al resultado obtenido en 2017. Esta estabilidad en las tasas anuales medias se consigue con una evolución trimestral muy desigual.

En el primer trimestre de 2018 el avance interanual del PIB fue del 3,1 %, en el tramo final del año anotó el mencionado 2,4 %, que supone una pérdida de intensidad de siete décimas. Esta desaceleración es algo inferior a la registrada en el conjunto de la Unión Europea, que pasó de crecer un 2,4 % al inicio del año a un 1,4 % en el trimestre final.

El sector exterior ha jugado un papel importante en la desaceleración de 2018, puesto que inició el año con una aportación positiva de una décima, pero finalizó restando tres décimas al PIB, cuatro décimas de diferencia que justifican algo más de la mitad de la suavización registrada por la economía.


La demanda interna (2,6 %) mejoró en una décima el dato del tercer trimestre y puso freno a la ralentización de aquel periodo. El consumo final creció un 2,2 % y formación bruta de capital mejoró un 4,1% interanual.


La mejora del consumo final se basó en un mayor impulso del consumo privado (2,6 %), que aceleró tres décimas respecto al dato anterior. La fortaleza de la creación de empleo permite que el consumo de las familias mantenga un tono expansivo.

Por el lado de la oferta, la industria inició el año con una intensidad reseñable (3,9 %), pero fue perdiendo dinamismo hasta perder valor añadido (-0,2 %) en el cuarto trimestre. Esta evolución tampoco es exclusiva de la industria vasca, sino que se constata en las demás economías europeas, en especial en las que la automoción tiene un peso destacado.

La construcción aceleró sustancialmente su ritmo hasta terminar el año con un incremento del 5,6%. Por su parte, las tasas en los servicios fueron estables y logró un 2,9 % tanto en el cuarto trimestre como en la media del año 2018. Esa estabilidad es más destacable en el bloque de comercio, hostelería y transporte (3,0 %), y en el denominado resto de servicios (3,1 %).

18.500 empleos en 2018

El empleo aumentó en el cuarto trimestre un 2,0% y en el conjunto del año un 2,1%, la misma cifra que en 2017. Gracias a ello, en el cuarto trimestre de 2018 había 18.500 puestos de trabajo más que en el mismo periodo de 2017. El sector industrial aportó 3.000 empleos a la economía, una cifra algo superior a la conseguida por la construcción (2.400). Con todo, son los servicios (12.700) los que aglutinan la mayor cantidad de nuevo empleo.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;