Cerrar

15/09/2011

15:33

Gente Famosa

Entrevista de eitb.com

Aitor Ocio: 'Tengo muchos defectos, pero prefiero que los descubran'

Amaia Akordagoitia

El futbolista Aitor Ocio afronta ya la última etapa de su carrera, aunque asegura tener varios proyectos en mente para su futuro. Además, quiere aprovechar el tiempo para estar junto a su hija Naia.

  • El futbolista del Athletic, Aitor Ocio.

    El futbolista del Athletic, Aitor Ocio.

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Acabas de ser nombrado el futbolista más guapo del año. ¿Cuál es el secreto?
(Ja, ja). Ninguno. Desde luego no entraba en mis cálculos y es más una anécdota que otra cosa para mí. Creo que cuidar en el tiempo la genética que me dejaron mis padres y me gusta entrenar, llevar una dieta equilibrada y ciertos cuidados. Pero, bueno, sin llegar a que sea una obsesión ni algo que me preocupe en exceso.

Además de manejar el balón, eres licenciado en Humanidades y Empresa y empezaste a estudiar Magisterio.
Empecé a estudiar Magisterio en mi época en el Sevilla, pero fue más por una inquietud personal, fue vocacional. Siempre me han gustado los niños y me apetecía experimentarlo. Solo pude hacer el primer año, porque ya el segundo ya era imposible compatibilizarlo con los entrenamientos.

Parece que rompes dos tópicos, ¿la belleza y el fútbol no están reñidos con la inteligencia?
No, yo no soy de creer en tópicos. Creo que está bien desarrollar cada una de las facetas o potenciales que uno tiene. Una cosa no excluye la otra, no tiene por qué. Yo he tenido compañeros de profesión titulados con carreras universitarias que una vez terminada su andadura profesional en el fútbol han tenido una importante trayectoria en el ámbito empresarial o en otros sectores.

Guapo y listo. ¿Algún defecto tendrás, no?
(Ja, ja). Tengo muchos defectos. La verdad es que no suelo dar pistas, prefiero que los descubra la gente, pero tengo bastantes.

Algunos te consideran un metrosexual. ¿Qué dicen tu armario y tus productos cosméticos?
Es un término que está de moda. Es cierto que la figura del futbolista muchas veces se asocia a este término. Yo considero que, como decía antes, hay que tener cierto cuidado de la imagen, pero sin que llegue a ser una obsesión. Yo creo que cualquiera tiene en su casa un espejo y dedica su tiempo a estar bien con uno mismo y pienso que al final se trata de eso. A la hora de vestir soy bastante funcional y me gusta ir cómodo. En mi armario hay de todo, desde camisetas básicas hasta cosas de marcas a las que represento. Y en cuanto a los cosméticos, sí procuro cuidar un poco la piel. Uno cuando llega a una edad tiene que tener unos mínimos cuidados, y eso siempre está bien.

Cuando hablas de tus trabajos en el mundo de la moda, dices que son cosas anecdóticas. Sin embargo, dicen que cuando algo se te da bien hay que aprovecharlo.
Tengo muy claro cuál es mi orden y por encima de todo soy futbolista. Es verdad que en estos últimos años la imagen de los futbolistas se ha asociado mucho al mundo publicitario, pero tampoco me lo planteo como algo que pueda ser la continuidad de mi carrera. Yo creo que ocupa un espacio concreto en mi vida.

Háblanos de tu faceta como padre. ¿Cómo compatibilizas tu profesión con los horarios de tu hija?
Afortunadamente creo que es una de las grandes cosas que tiene mi profesión, entre otras muchas. Hasta ahora me ha permitido estar prácticamente todos los días con mi hija desde que nació, porque puedo dejarle en el colegio, una vez que la dejo me puedo ir a entrenar y después voy a recogerla a la salida y puedo estar en sus clases de natación y al momento de meterla en la cama. Me permite ejercer esa labor de padre en todos sus sentidos.

Siempre dices que tu corazón está en Euskadi. ¿Eres de los que mantiene las tradiciones y se va de poteo por el Casco Viejo de Bilbao?
Mi horario va al ritmo de mi hija Naia. A partir de las ocho de la tarde no puedo estar ni por el Casco Viejo ni por ningún lado, porque al día siguiente madrugamos mucho.

No quiero llamarte viejo, estás estupendo, pero tienes 34 años y eso en el fútbol significa que llega la hora de la retirada. ¿Qué planes de futuro tienes?
Todavía no, eh, cumplo 34 a finales de este mes, no vaya a ser que cuando celebre mi cumpleaños alguien diga que tengo 35. (Ja, ja). De todos modos, sé que mi etapa como futbolista se está acabando. A estas alturas hay que vivir el presente y con planes a medio plazo, y ni tan siquiera eso. Sin embargo, estoy mentalizado para cuando llegue el momento. Por eso, tengo muchas inquietudes para poder desarrollar y dedicarles el tiempo que merecen. Sobre todo, voy a poder dedicarle más tiempo a mi hija y a mi familia. También tendré tiempo para viajar y seguir disfrutando del deporte, porque es realmente lo que me apasiona y me gusta.

  • Si te interesó esto, quizá te interesen estos otros temas:
  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;