Cerrar

Internacional

elecciones en brasil

Continúa la pugna entre Lula da Silva y Bolsonaro por la presidencia

agencias | eitb media

En caso de que ninguno de los candidatos alcance más de la mitad de los sufragios válidos, los dos más votados tendrán que enfrentarse en una segunda vuelta, prevista para el 30 de octubre.

  • Lula saluda a sus simpatizantes por las calles de Sao Paulo, antes de las elecciones. Foto: EFE

    Lula saluda a sus simpatizantes por las calles de Sao Paulo, antes de las elecciones. Foto: EFE

Euskaraz irakurri: Lula da Silvak irabazi ditu bozak, baina Bolsonarorekin lehiatu beharko du itzulian presidentetzaren bila

El cargo para presidente se mantiene en una polarizada disputa entre el exgobernante Luiz Inácio Lula da Silva, favorito en todas las encuestas de intención de voto, y el actual mandatario, Jair Bolsonaro, que busca la reelección.

En caso de que ninguno de los candidatos alcance más de la mitad de los sufragios válidos, los dos más votados tendrán que enfrentarse en una segunda vuelta, prevista para el 30 de octubre.

A las 23:00 horas (hora de Euskadi) Bolsonaro aventajaba en 7 puntos a Lula, con el 1,62 % de los votos escrutados, según los resultados oficiales. Sin embargo, los datos han ido cambiando a medida que se contabilizan los votos y cualquiera de los dos puede lograr la victoria.

Durante su anterior mandato (2003-2010), Lula gozó de una gran popularidad entre las clases trabajadoras y de rentas más bajas tras lograr sacar a 30 millones de personas de la pobreza extrema, aunque también entre los propios mercados y las entidades bancarias, que vieron una oportunidad en el auge de las materias primas.

Aquel periodo de abundancia y prosperidad se vio enturbiado a partir de 2011, cuando los continuos escándalos de corrupción significaron su muerte política al menos durante 580 días, el tiempo que pasó en la cárcel tras ser acusado de haber participado en una trama por la que se lucraron decenas de políticos y empresarios.

Consciente del poder de movilización de Lula, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no ha dejado de poner en duda tanto las urnas electrónicas, como el sistema electoral brasileño, intentado sembrar dudas acerca de su fiabilidad, desde que su rival recuperó sus derechos políticos.

Son estos ataques constantes a las instituciones democráticas protagonizados por el presidente Bolsonaro lo que ha servido a Lula para enfocar su campaña como un choque entre democracia y dictadura, una retórica que ha servido a muchos sectores y partidos tradicionalmente recelosos a decantarse por el líder del Partido de los Trabajadores (PT).

Los dos candidatos han acudido a votar temprano por la mañana, a sus colegios electorales correspondientes. El expresidente ha hecho un llamamiento a terminar con el odio, argumentando que "los bolsonaristas más fanáticos tendrán que adecuarse a la mayoría de la sociedad".

El actual presidente, por su parte, ha explicado que está "tranquilo" y que está seguro de que serán "unas elecciones limpias" en las que ganará con el 60 % de los votos.

Lula parte con una intención de voto por encima del 45 %, aunque las previsiones más optimistas confían incluso en poder finiquitar la cita electoral en primera vuelta. El PT ha hecho campaña apelando al voto útil entre quienes todavía apuestan por alguna de las residuales opciones de la conocida como tercera vía.

El expresidente brasileño cuenta con el favor de amplias capas de la sociedad, como jóvenes, desempleados, familias de rentas más bajas, estudiantes, mujeres, e incluso los católicos votarían por él, mientras que los evangélicos, colectivo con mucho poder en Brasil, se decantaría por la ultraderecha que representa Bolsonaro.

Aunque Lula acabe ganando las elecciones, el Congreso será posiblemente el más conservador de la historia reciente de Brasil, lo que supondrá un importante desafío para el antiguo líder sindical, que tiene entre sus promesas las de aumentar los programas sociales y mayores controles medioambientales.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto