Cerrar

Sociedad

Migración

Euskadi reclama unidad para responder positivamente al reto migratorio

EiTB.EUS

La sede de Lehendakaritza, en Vitoria-Gasteiz, ha acogido este sábado la presentación del Pacto Social Vasco para la Migración, titulado "Ofrecer lo que desearíamos recibir".

1:40
Presentación del Pacto Social vasco para la Migración

Euskaraz irakurri: Euskadik batasuna eskatu du migrazioaren erronkari zuzen erantzuteko

El Pacto Social Vasco para la Migración, cuyo título es "Ofrecer lo que desearíamos recibir", ha sido presentado este sábado en Vitoria-Gasteiz, en la sede de Lehendakaritza, en un acto presidido por el lehendakari Iñigo Urkullu y la consejera Beatriz Artolazabal. En el mismo han estado presentes las instituciones vascas y la mayoría de organizaciones sociales que actúan en relación con los fenómenos migratorios.

"Se trata de una imagen de consenso y unidad de gran trascendencia y significado en un contexto como el actual, marcado por la emergencia de mensajes xenófobos, populistas y demagógicos en relación con la inmigración", ha subrayado el lehendakari en la presentación.

Tal y como se ha destacado en el acto, cualquier persona en el mundo puede verse obligada a la migración: "Les ocurrió a muchos de nuestros antecesores, nos puede ocurrir a nosotros y nosotras, o les puede ocurrir a nuestros hijos e hijas". En este sentido, el lehendakari Urkullu ha planteado una pregunta: "¿Qué desearíamos recibir si nos encontráramos en la piel de una persona migrante, refugiada o en situación de vulnerabilidad?".

"Este es el lugar en el que este Pacto nos invita a situarnos", ha explicado Urkullu. "Se trata tan solo de definir las condiciones universales de dignidad básica que nos gustaría recibir si fuéramos las personas migrantes, para ofrecer eso mismo a quienes ahora lo necesitan", ha añadido.

"Realidad estructural"

En su punto de partida, el Pacto suscrito señala que "la migración no es un fenómeno coyuntural, es una realidad estructural en el mundo, en Europa y en Euskadi. Ofrecer una respuesta adecuada es una obligación en el derecho interno e internacional. Tiene una dimensión de ética democrática porque define la capacidad de solidaridad y civilización de una sociedad. Se pone en juego la reacción individual y colectiva ante una persona prójima en situación de desamparo. O se impone el sálvese quien pueda, o se promueve la posibilidad de compartir el bien común".

Agrega el Pacto que "la respuesta al reto migratorio, además de su dimensión normativa y ética, tiene también una vertiente de progreso; los países más prósperos son aquellos que han sabido integrar y aprovechar positivamente la diversidad cultural". En esta misma línea, el lehendakari ha subrayado que "la sociedad vasca necesita la inmigración para responder a sus necesidades laborales y demográficas".

El texto del Pacto constata que "Euskadi ha respondido de un modo unido y solidario ante el reto migratorio. Sin embargo, no está libre de la amenaza de un populismo xenófobo que tiene la ambición de estructurarse y expandirse a lomos de la demagogia. Proliferan poderosos discursos que presentan al migrante como una amenaza. Una falsedad cargada de racismo y populismo para extraer rendimiento partidista de la agitación del miedo".

En su intervención, Urkullu ha destacado uno de los compromisos que define este Pacto: "Ante cualquier pretensión de obtener ventaja política o electoral mediante la utilización de mensajes xenófobos, nos comprometemos a mantener una unidad social y política que haga efectivo el peso de la mayoría democrática".

Compromiso compartido

El Pacto se configura como un compromiso compartido. En este marco, el lehendakari ha destacado dos ideas; por un lado, "el compromiso de seguir fortaleciendo la colaboración con otros actores para impulsar en el conjunto de la Unión Europea el principio de corresponsabilidad con instituciones estatales y europeas"; y, por otra parte, Urkullu ha aludido al compromiso de "continuar defendiendo y practicando en Euskadi la cooperación entre instituciones y sociedad. En este ámbito más que en ningún otro es necesaria la colaboración, poner en común lo que nos une", ha destacado.

A lo largo de su intervención, el lehendakari ha destacado algunos de los aspectos más destacados del contenido del Pacto: "Los nuevos retos migratorios constituyen una interpelación ética que apela a la solidaridad, a la no discriminación y a la equiparación de derechos y obligaciones de las poblaciones inmigrante y autóctona, y que asumimos en clave de compromiso compartido".

En esta línea, ha expresado el firme apoyo que representa el Pacto para "la universalidad de las políticas educativas y sociales y el mantenimiento de cauces para el acceso a la formación e integración socio-laboral en un marco de igualdad de derechos y deberes". En la misma clave, ha destacado la importancia de seguir promoviendo "espacios educativos inclusivos como valor estratégico para la convivencia. Compartir realidades diferentes, conocerse y estimarse constituye una pedagogía decisiva en el proceso de socialización de nuestro alumnado".

Urkullu ha recordado que "la diversidad es parte esencial de nuestra historia e identidad colectiva. Defendemos una sociedad compuesta por personas de culturas y procedencias diversas, y comprometida con los valores del pluralismo intercultural para construir una ciudadanía inclusiva".

"En definitiva", ha concluido el lehendakari, "tenemos la determinación de compartir una cultura de convivencia basada en la solidaridad, la corresponsabilidad, la defensa del pluralismo, los derechos humanos y la igualdad, así como en el rechazo a cualquier forma de racismo o discriminación".

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto