Publicidad
Cerrar

28/04/2021

14:24

Sociedad

BILBAO

El Mirador de Artxanda contará con un paseo de más de seis kilómetros

EITB MEDIA

El nuevo proyecto del Ayuntamiento bilbaíno busca convertir la actual carretera BI-3741 en un espacio urbano provisto de un itinerario peatonal, con nuevas zonas estanciales y miradores.

  • Imagen del proyecto.

    Imagen del proyecto. Foto: Ayuntamiento de Bilbao

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

El nuevo Paseo Mirador de Artxanda tendrá un recorrido de más de seis kilómetros entre Deusto y Santo Domingo. El Ayuntamiento de Bilbao ha presentado el nuevo proyecto que pretende convertir la carretera BI-3741 en un espacio urbano provisto de un itinerario peatonal seguro a lo largo de todo el recorrido, con nuevas zonas estanciales y miradores

Este recorrido servirá para dar acceso al territorio, instalaciones y equipamientos existentes (y futuros) creando, además, un paseo de cornisa para peatones que discurrirá, en su mayor parte, compartiendo plataforma con el vial.

El proyecto, que se enmarca en el Plan de Activación del entorno (presentado recientemente junto a Sondika), está en proceso de licitación y cuenta con un presupuesto de 4 311 984,37 euros y un plazo de ejecución de 16 meses.

El objetivo de este Plan de Activación es dotar al Parque de Artxanda de buena accesibilidad, de formar que se potencie su uso y disfrute por la ciudadanía de Bilbao y Bizkaia, salvaguardando en todo momento su carácter natural y sostenible.

Cambios en el recorrido

La convivencia de peatones y tráfico rodado implicará la tranquilización del tráfico. El Ayuntamiento estrechará los carriles hasta los tres metros y limitará la velocidad a 30km/h en todo el recorrido, a excepción del tramo situado entre las rotondas de Nogaro y Trueba, donde se reducirá a 20 km/h.

Se instalarán radares pedagógicos en ambos sentidos de la circulación y se colocarán semáforos en los pasos de peatones en los núcleos urbanos de Berriz, Nogaro y Trueba.

Además, se prohibirá el adelantamiento de vehículos en todo el ámbito de la obra, aunque se mantendrán los giros e incorporaciones permitidos en la actualidad.

En los núcleos urbanos de Berriz y Nogaro, así como en el tramo comprendido entre las rotondas de Nogaro y Trueba se renovará la pavimentación de la calzada para dar a dichos tramos de carácter urbano y priorizar el tráfico peatonal.

Se cambiarán las marcas viales generando un itinerario peatonal –de hormigón drenante verde– en la margen derecha en sentido Santo Domingo, diferenciado de la calzada mediante la sustitución de pavimento y la colocación de una barrera de contención con alma metálica y forrada de madera.  También se crearán zonas estanciales con bancos a lo largo de todo el recorrido y se renovarán los miradores existentes al tiempo que se habilitarán otros nuevos.

Se advertirá de la presencia de ciclistas en el vial mediante el marcado del carril con señales termoselladas con el símbolo de la bicicleta.

Se mejorará asimismo el alumbrado, tanto en el itinerario peatonal como en el propio vial; y las redes de pluviales, fecales y saneamiento serán renovadas

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto