Publicidad

Emmet Fletcher, ESA dirige la monitorización de una nave que caerá del espacio

La mecánica del caracol

Ciencia

ESA dirige la monitorización de una nave china que caerá del espacio

10/01/2018

Emmet Fletcher, portavoz de ESA, explica cómo gestionan el creciente problema de la basura espacial. Javier Novo detalla investigaciones en terapia génica centradas en diabetes tipo I y sordera.

  • 52:17 min
  • Whatsapp
  • Enviar

La estación espacial china Tiangong 1 fue lanzada al espacio en 2011 para realizar diversos experimentos que sienten las bases de futuras estaciones permanentes que se lanzarían a lo largo de la próxima década. Acabada su misión, estas instalaciones serán destruidas cuando caigan hacia la tierra y se quemen al entrar en la atmósfera, algo que sucederá, según fuentes de la agencia espacial china, durante este primer trimestre del año.

Ante informaciones que aseguran que China ha perdido el control sobre la base, las autoridades de este país han asegurado que los restos que sobrevivan a la entrada en la atmósfera caerán en un área del Pacífico Sur, donde ya han acabado restos de estaciones espaciales de Estados Unidos y Rusia. El Comité de coordinación de desechos espaciales entre agencias (IADC), que reúne a expertos de 13 agencias espaciales, organiza una campaña de prueba para seguir el proceso de reentrada en la atmósfera de los restos de la base china.

Emmett Fletcher, portavoz de ESA, agencia que coordina esta prueba, detalla cómo monitorizan la entrada de desechos espaciales en la atmósfera y algunas de las líneas de trabajo que contemplan para solucionar el problema de la basura que orbita nuestro planeta.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad en la que el páncreas no produce insulina. Esta hormona es la responsable de que la glucosa penetre en las células para suministrarles energía. Sin la insulina, el exceso de glucosa que permanece en la sangre causa con el paso del tiempo problemas serios en el corazón, los ojos, los riñones, los nervios, las encías y los dientes.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica que requiere tratamiento de por vida y que se presenta con mayor frecuencia en los niños y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad. Una de las vías de investigación que explora cómo revertir esta situación tiene que ver con la reprogramación de células para que produzcan insulina.

Se ha publicado recientemente los resultados de una terapia génica que ha tenido buenos resultados en las pruebas con ratones. El primero tema que abordamos con Javier Novo, profesor de genética de la Universidad de Navarra, que también explica cómo la edición del genoma mediante la herramienta de moda, CRSPR se ha utilizado para reducir la pérdida de audición en ratones que tienen una mutación que causa sordera tanto en ratones como en humanos.

Comentarios

Publicidad
  • Publicidad
    Publicidad
    Publicidad
    Publicidad

    Lo más visitado

      Cargando lo más visto
          Cargando lo más visto