Publicidad
Cerrar

05/07/2021

18:02

La mecánica del caracol

Ciencia

¿Se tiran pedos las mariposas? y otras historias del Museo de Ciencias Naturales

Fernando Arnaiz, guía voluntario en el MNCN, repasa en un libro historias curiosas sobre las colecciones del museo y las preguntas del público. John Harrison y el cálculo de la longitud en el mar.

  • Museo de Ciencias Naturales

    Museo de Ciencias Naturales

    53:27 min
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Enviar

Los cuartos de maravillas, también llamados gabinetes de curiosidades, empezaron a aparecer en el siglo XVI en casas de nobles y burgueses apasionados por coleccionar fósiles, minerales, plantas, objetos arqueológicos, animales disecados, instrumentos científicos. En algunos de ellos se exponían extravagantes piezas como sangre de dragón o los restos de una sirena. En una época en la que gran parte del mundo era terra incógnita, si los exploradores que volvían de un largo viaje decían estar en posesión de un cuerno de unicornio seguro que encontraban comprador. Muchos de estos cuartos de maravillas acabaron convirtiéndose en museo de ciencias naturales o de arqueología. Entre ellos el Museo Nacional de Ciencias Naturales, que es uno de los lugares que no debería faltar en una visita a Madrid. Hoy en día custodia más de 10 millones de ejemplares en sus colecciones y es un centro de investigación en diversidad biología y geología. Este es el escenario en el que transcurren las historias que cuenta Fernando Arnáiz en su libro "¿Se tiran pedos las mariposas?", publicado por Next door, y que resume mil anécdotas sobre cómo poner en aprietos a un guía en el museo de ciencias naturales. Fernando Arnáiz es licenciado en ciencias químicas y tras desarrollar una carrera profesional ligada al comercio de hidrocarburos en la actualidad es guía voluntario en el Museo nacional de ciencias naturales.

Conocemos además la historia de John Harrison, el hombre que cambió las normas de la navegación al diseñar un reloj con el que se podía calcula en el mar la longitud, algo que no se podía conseguir mirando a las estrellas. Egoitz Etxebeste le dedica una de sus historias de la ciencia en la revista Elhuyar.

 

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;