Cerrar

Sociedad

Entrevista

"La pobreza menstrual afecta directamente a la dignidad y la autoestima de las mujeres"

Eider Garaikoetxea O. | EITB Media

La socióloga Irama Vidorreta ha participado en la elaboración del primer estudio sobre pobreza menstrual realizado en Euskadi. Hablamos con ella sobre las conclusiones del informe y las recomendaciones que plantean para comenzar a abordar este problema.

  • Irama Vidorreta (dch) y Olaia Alberdi (izq), autoras del estudio de Emakunde junto con Ainara Canto.

    Irama Vidorreta (dch) y Olaia Alberdi (izq), autoras del estudio de Emakunde junto con Ainara Canto.

Euskaraz irakurri: "Pobrezia menstrualak zuzenean eragiten die emakumeen duintasunari eta autoestimuari"

La socióloga de la Fundación EDE, Irama Vidorreta (Bilbao, 1979), es una de las coautoras del estudio "Estudio sobre la pobreza e higiene menstrual en la CAE", que por primera vez en Euskadi, trata de cuantificar y cualificar esta discriminación económica y social que afecta a las personas menstruantes.

El estudio recoge los testimonios y las impresiones de decenas de mujeres en situación de vulnerabilidad sobre su relación con la regla y cómo afecta la menstruación tanto su economía como a su salud. ¿Cuáles de sus vivencias destacarías?

Para realizar el estudio organizamos un grupo de discusión con nueve mujeres en situación de vulnerabilidad que participaban en el Programa de Educación Familiar (PEF) de Cáritas Otxarkoaga. Además, asociaciones del tercer sector nos ayudaron a difundir una encuesta entre mujeres en precariedad laboral, inmigrantes, o que han sufrido violencia. Los testimonios que recabamos nos sorprendieron por su realismo, aunque en cierta manera sí es verdad que son relatos que puedes intuir. Es decir, todas las mujeres encuestadas consideraban los productos menstruales excesivamente caros y, en consecuencia, muchas veces tienen que renunciar a comprarse los productos que a ellas les gustaría ponerse por tener que afrontar otro tipo de gasto, como puede ser la vivienda o la alimentación. Había algunas que nos decían: "Yo sé que este producto me va a hacer daño, que voy a estar incómoda o que me va a oler mal, pero me lo tengo que comprar porque es mucho más barato". Esto afecta directamente a la dignidad, a la autoestima de estas mujeres, porque quisieran gestionarlo de otra manera pero no pueden.

Algunas nos reconocían que utilizaban otro tipo de productos como klinex, toallitas o en algún caso, hasta pañales. Además, es algo que a mi me impresionó, varias admitían que se veían obligadas a alargar el uso de los productos mucho más para poder ahorrar. Hay que recordar que alargar el uso de este tipo de productos tiene consecuencias negativas en la salud: puede causar alergias, infecciones o problemas mucho más graves.

En cuanto a la salud menstrual, muchas tendían a normalizar el dolor. Constituye un gran problema porque cuando tú normalizas un dolor intenso y crees que es normal, puede que el diagnóstico médico de algo más grave se retrase. Otras mujeres nos decían que habían ido al médico refiriendo dolor o un sangrado muy abundante, y que en muchas ocasiones les habían dicho que "todo era normal".

El informe también evidencia el gran vacío existente en materia educativa, no ya solo entre mujeres en situación vulnerable, sino a nivel general. ¿Cómo y con qué medios podría poner remedio?

En el estudio hemos chequeado que los mitos y la ideas preconcebidas en torno a la menstruación siguen bastante vigentes, lo que hace más evidente la necesidad de una educación en salud menstrual, tanto a las niñas como a los niños. Hay que introducir en las aulas conceptos como qué es un ciclo menstrual, cuáles son las diferentes fases de la regla, cómo gestionarla, qué opciones hay... y hacerlo de manera natural. En ese sentido, me parece que aún hay mucho margen de mejora.

Luego también está la información y la formación en relación a los distintos productos menstruales, porque nos vienen a la mente algunas alternativas cuando el abanico es mucho mayor.  Las mujeres tienen derecho a tener la información de todos los productos que existen, y luego poder ir variando según sus necesidades y a sus gustos.

"El Estudio sobre la pobreza e higiene menstrual en la CAE" es pionero en la materia en Euskadi. Citáis en el mismo que hay muy pocas investigaciones al respecto. ¿Qué falta por abordar?

La investigación sigue siendo muy necesaria. Este es el primer estudio que se realiza en Euskadi, y a nivel estatal e incluso europeo, las referencias son muy muy escasas. Quizás hagan falta más investigaciones sobre cómo afecta este tipo de pobreza a colectivos específicos como por ejemplo a las mujeres con discapacidad, ya que tienen unas necesidades muy específicas o a otros colectivos. Queríamos visibilizar que la pobreza menstrual afecta fundamentalmente  a mujeres, pero por ejemplo no hay que olvidar que el colectivo transexual tiene unas necesidades muy específicas en esta área. Por ejemplo, toda esa problemática a la hora de acceder a los baños, ya que si muchas veces los baños de las mujeres no están preparados, cuando un hombre trans tiene que acceder a baño de hombres, lo está muchísimo menos.

En cuanto al aspecto económico, se hablado del IVA de estos productos, que ahora están gravados a un 10 %. Mínimamente deberían bajarlos a un super-reducido del 4 %, si no suprimirlo completamente. Además, en cuanto a la distribución gratuita de productos, por lo menos debería hacerse en determinados centros públicos como centros escolares, ambulatorios y también en aquellas entidades del tercer sector que están interviniendo con estas mujeres para que pudieran acceder gratuitamente a ellos en estos puntos. Hay que decir que estas entidades han sido las primeras en darse cuenta de esta necesidad, y recientemente han empezado a proveer de estos productos, por ejemplo, desde los bancos de alimentos. Sin embargo, ellas mismas reconocen que ese apoyo es insuficiente, y admiten que este aspecto sigue estando invisibilizado en el sector tercer sector.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto