Economía

EITB DATA

¿Cuáles son los impuestos que pagamos?

Mikel Domínguez | EITB Media

EITB Data ha querido conocer el sistema tributario de las administraciones vascas. De cada 10 euros de impuestos, 7 se obtienen del IVA y del IRPF.

  • Gráfico: EITB

    Gráfico: EITB

Euskaraz irakurri: Zeintzuk dira ordaintzen ditugun zergak?

El sistema tributario de una sociedad está formado por los impuestos, las tasas y las cotizaciones que se pagan, cada cual por una razón diferente. EITB Data ha querido conocer este sistema, que se reparte entre las administraciones vascas y la española.

La renta del trabajo, la riqueza de cada ciudadano y otros elementos como los trámites administrativos están gravados por los impuestos. Estos pueden ser directos o indirectos.

Los impuestos directos gravan los ingresos de las personas y las empresas. Es el caso del IRPF que pagamos anualmente por la renta laboral; el impuesto de sociedades, que se aplica al rendimiento de las empresas, y el impuesto a las actividades económicas, que se paga por llevar a cabo actividades profesionales.

También se pagan impuestos directos por poseer bienes (impuesto al patrimonio) o transmitirlos a otra persona (impuestos de sucesiones y de donaciones). También hay que tener en cuenta otros impuestos locales, como el IBI, sobre los bienes inmuebles, o las plusvalías, sobre el incremento del valor de los terrenos urbanos, que recaudan los ayuntamientos.

Importante: para estos impuestos se tiene en cuenta la capacidad de pago del contribuyente. Es decir, quien más gane en la nómina o quien sea poseedor de mayor riqueza, pagará más.

Los impuestos indirectos se distinguen de los directos porque no dependen de la riqueza de cada persona. Gravan la compra de un bien de consumo o servicio (IVA), la posesión de un vehículo (IVTM) o realizar una gestión administrativa como renovar el DNI. También están en este grupo los impuestos especiales, como a la electricidad o a los hidrocarburos, así como tasas como la de la basura o la del consorcio de aguas.

Todo el mundo paga los mismos impuestos en la factura de la luz o cuando hace la compra en un supermercado. Esa es la calve de los impuestos indirectos.

Además de los impuestos, también están las cuotas sobre el salario, es decir, las cotizaciones a la Seguridad Social, que sirven para financiar las prestaciones por desempleo o las pensiones.

Si todo lo recaudado por impuestos fueran 100 euros

Si nos fijamos en los impuestos, dejando aparte la cuota a la Seguridad Social, ¿cuánto dinero aportamos a cada impuesto?

Los mayores ingresos a la Hacienda provienen del IVA, que es el impuesto que grava la compra de bienes y servicios: 37 euros de cada 100. En cada cosa que compramos, pagamos una parte de impuestos. El más habitual es del 21 %, aunque hay productos básicos muy rebajados y también hay uno del 28 % para los productos de lujo.

Otra gran parte de todos los impuestos (35 euros de cada 100) corresponde al IRPF, es decir, al impuesto a la renta de las personas físicas. La mayor parte de ese dinero viene de los ingresos obtenidos por el trabajo y las actividades profesionales, aunque el IRPF también incluye rendimientos del capital inmobiliario, como cobrar un alquiler.

8 euros de cada 100 son de impuestos especiales (impuestos al alcohol, a la electricidad o a los hidrocarburos), y otros 8 euros corresponden a los impuestos municipales, que ayudan a llevar agua a nuestras casas o mantener la red de saneamiento de nuestras poblaciones.

Tan solo 6 euros se recaudan vía impuesto de sociedades, y aún menos, 5 euros de cada 100, corresponden a los impuestos que se aplican en caso de una herencia o por la riqueza que se posee.