Cerrar

06/05/2015

10:55

Política

24M

Bizkaia, la pugna por la segunda posición

IKER GÓMEZ | EITB.EUS

Las cuatro grandes familias políticas de Bizkaia presentan nuevos rostros y mensajes renovados de cara a una carrera que volverá a ganar el PNV. La incógnita está en saber con qué margen lo hará.

  • El saliente José Luis Bilbao, con el candidato del PNV, Unai Rementeria. EFE.

    El saliente José Luis Bilbao, con el candidato del PNV, Unai Rementeria. EFE.

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

En Bizkaia, un territorio con hegemonía del PNV, las miradas se centran sobre todo en unos rostros, en su mayoría desconocidos, que quieren huir de los mismos referentes y mensajes y mostrar así una apuesta por la renovación. Aquí, el PNV cuenta con con el aval del último Sociómetro vasco (el de marzo otorgaba una holgada victoria, del 34% de los votos, a los jeltzales). La formación de Itxaso Atutxa se enfrenta, eso así, a una doble incógnita: conocer cómo saludarán las urnas a sus nuevos candidatos en Bizkaia y Bilbao, sin el aval de nombres propios como los de José Luis Bilbao o Iñaki Azkuna.

Tras una legislatura aparentemente "tranquila", fue Bilbao, tras doce años en el cargo, el que dio, simbólicamente, el pistoletazo oficial al inicio de la precampaña. Aunque muy comentado en los mentideros políticos, su abandono fue una sorpresa para los vizcaínos y supondrá la prueba de fuego para Unai Rementeria, de 42 años, la gran apuesta del PNV para seguir gobernando en Bizkaia. Habrá que ver si el hasta ahora 'número 2' de la Diputación vizcaína es capaz de revalidar una victoria que le permita afrontar esta décima legislatura en solitario o si, por el contrario, el resultado le obliga a acercar posturas con alguna otra formación.

El PNV no es el único que renueva filas en Bizkaia. EH Bildu, PSE-EE y PP apuestan por candidatos que han dado la talla en el ámbito municipal, pero que se estrenan como aspirantes a diputado general. Es el caso de Josu Unanue, que da el salto desde el Ayuntamiento de Bermeo, y que basará su ataque en el modelo económico aplicado por Bildu en la vecina Gipuzkoa. Lo mismo ocurre con Carlos Totorika, un viejo conocido del socialismo vasco que abandona la alcaldía de Ermua tras derrotar internamente a Iñaki Egaña. El PP hará lo propio con Javier Ruiz, secretario general en Bizkaia desde hace un año y concejal en Getxo desde 2011.

Al igual que ocurre en el resto de Territorios, las cuatro grandes familias políticas de Bizkaia deberán apurar el reparto del pastel, ante la más que previsible entrada de Podemos en las Juntas Generales. El sociómetro de marzo situaba a la formación de Pablo Iglesias en tercer lugar, por encima del PSE-EE, con cinco junteros. Los socialistas son, precisamente, los que con mayor atención ? y preocupación- seguirán la evolución de Podemos en Bizkaia, que ha elegido localidades como Portugalete y Santurtzi ? además de Bilbao- para presentar sus planchas más contundentes. Las candidaturas avaladas por la dirección central de Podemos superarán la veintena en Bizkaia, lo que podría alterar el mapa político en otras tantas localidades.

Sea como fuere, la campaña tendrá un marcado sabor económico, ya que Bizkaia llega a los comicios de mayo rozando los 100.000 parados (según los últimos datos del Eustat) y con la peor tasa de desempleo en la CAV. Las fórmulas de los candidatos para darle la vuelta a la tortilla centrarán los catorce días de campaña a lo largo y ancho del territorio.

Por su parte, de cumplirse todas las expectativas, Juan María Aburto deberá afrontar el difícil reto de sustituir al ?mejor alcalde del mundo? y de repetir los excelentes datos logrados por Iñaki Azkuna en su último mandato (gobernó con mayoría absoluta). Las encuestas apuntan a que perderá algo de fuelle, aunque poco, y que, por lo tanto, el exconsejero de Empleo podría verse abocado a pactar con alguno de los partidos de la oposición.

Los ?puntos calientes?

Fuera de la capital, son varios los ?puntos calientes? en los que los resultados no están tan claros y que centrarán la acción de las distintas formaciones vizcaínas. Los ajustados resultados de 2011 entre PNV y EH Bildu en varios ayuntamientos de Uribe Kosta, Busturialdea o Lea Artibai hacen un posible un vuelco electoral en importantes plazas para ambas formaciones.

Municipios como EA, Elantxobe o Bermeo, actualmente gobernadas por la coalición abertzale, podrían cambiar de manos, ya que el PNV se encuentra a un solo concejal de distancia. Lo mismo ocurre en Elorrio, Igorre, Lemoa o Sopelana, gobernados hasta ahora por EH Bildu, pero con un empate técnico con los jeltzales en cuanto al número de representantes.

Por el contrario, en pueblos como Amorebieta, Durango o Bakio, el Gobierno municipal ha sido, en los últimos cuatro años, del PNV, aunque con escaso margen con respecto a EH Bildu. En el caso de Plentzia y Gorliz, habrá que ver si las plataformas independientes que gobiernan estos dos municipios repiten resultados, o ceden el Gobierno a un PNV que prácticamente las iguala en número de votos.

En Ezkerraldea, por el contrario, será el PSE-EE el que deberá defender con uñas y dientes su feudo, amenazado por un PNV que le va a la zaga o por las plataformas de Podemos, presentes también en las localidades fabriles. Por el momento, el PSE gobierna en Portugalete y Barakaldo, aunque con la distancia más corta de la historia sobre el PNV. En localidades como Trápaga o Sestao, los ajustados resultados de 2011 hacen imposible prever cuál será el resultado final.

El PP, por su parte, centra sus miradas en Bizkaia, el territorio con más militantes, pero también donde los populares han encajado los mayores reveses electorales recientes.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;