Publicidad
Cerrar

26/03/2021

10:45

Política

CATALUÑA

Pere Aragonès afronta la primera sesión de investidura sin los apoyos necesarios

EITB MEDIA | AGENCIAS

En caso de una investidura fallida, la segunda votación se celebrará previsiblemente el próximo martes.

1:17
Pere Aragonès. Imagen obtenida de un vídeo de ETB.
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, se someterá hoy a la primera votación de su investidura en el pleno del Parlament. Salvo sorpresas de última hora no saldrá elegido porque aunque tiene el apoyo de la CUP de momento JxCat ha decidido abstenerse.

Aragonès necesita en primera votación la mayoría absoluta. De momento cuenta con los votos a favor de los 9 diputados de la CUP, además de los 33 de ERC, pero no ha convencido a los 32 de JxCat.

El debate de investidura arrancará más tarde de las 10:00 horas por las peticiones de reconsideración presentadas contra la decisión de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, de admitir el voto delegado del diputado de Junts Lluís Puig.

Tal y como sucedió con la sesión constitutiva del Parlament del pasado 12 de marzo, la sesión de investidura se celebrará en el Auditorio de la cámara catalana, más espacioso y ventilado para poder acoger a los 135 diputados.

La sesión comenzará con la intervención, sin límite de tiempo, del candidato a la investidura, para exponer su programa de gobierno y, a continuación, será el turno de los líderes parlamentarios, de mayor a menor, que dispondrán de 30 minutos.

Tras la réplica de Aragonès y la contrarréplica de los grupos parlamentarios, se procederá a la votación, en la que los diputados serán llamados uno a uno a pronunciar desde su escaño cuál es su voto: sí, no o abstención.

Si fracasa la primera votación, Aragonès dispondrá de una segunda oportunidad -previsiblemente el próximo martes, dos días hábiles después- en la que le bastará la mayoría simple, aunque igualmente necesitará los votos a favor de JxCat para ser investido.

En caso de que Aragonès tampoco consiguiese ser investido en segunda votación, se abriría un periodo de dos meses -a contar desde este viernes- para intentar de nuevo una investidura y, si no fuese posible, el 26 de mayo serían convocadas automáticamente nuevas elecciones para al cabo de 54 días, ya en julio.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto