Cerrar

28/10/2021

20:11

Sociedad

virus respiratorio

¿En qué consiste la bronquiolitis aguda y cómo se puede prevenir?

eitb media

Osakidetza ha detectado este año un pico de casos de bronquiolitis aguda en Euskadi: la incidencia "se ha duplicado con relación a las mismas fechas de años anteriores".

  • La bronquiolitis es más grave en bebés de menos de 6 meses. Foto: Pixabay

    La bronquiolitis es más grave en bebés de menos de 6 meses. Foto: Pixabay

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

La bronquiolitis aguda es una infección respiratoria ocasionada por virus, muy común en menores de 2 años, que afecta a los bronquios pequeños de los pulmones. El virus más frecuentemente implicado es el Virus Respiratorio Sincitial (VRS), que se presenta en epidemias durante los meses de octubre a marzo. Osakidetza ha detectado este año un pico de casos de bronquiolitis aguda en Euskadi: la incidencia "se ha duplicado con relación a las mismas fechas de años anteriores".

El VRS se transmite por vía aérea, y entre sus principales síntomas se encuentran la tos y la dificultad para respirar. El contagio se produce a través de las secreciones, como los mocos, o a través de las manos.

Las personas adultas pueden contraer el virus y los síntomas serán, por lo general, leves. Sin embargo, pueden ser una fuente de contagio para un niño pequeño, y producirle una bronquiolitis.

La bronquiolitis es más grave en bebés de menos de 6 meses y la fuente principal de contagio son los niños mayores, muchas veces hermanos y hermanas.

La infección suele empezar con tos y mocos en nariz, como cualquier proceso catarral, y puede producir fiebre. Al cabo de 2-4 días, puede aparecer dificultad para respirar, que se percibe porque el niño o niña respira más deprisa y le cuesta comer. En ocasiones, se pueden oír ruidos en el pecho como "pitidos", o percibir otros signos de dificultad respiratoria (hunde las costillas o mueve la tripa a la vez que respira).

Los síntomas suelen durar entre una y dos semanas, aunque, en ocasiones, la tos se hace más persistente y puede alargarse hasta cuatro semanas.

Tratamiento y medidas preventivas

A día de hoy, no existen medicamentos eficaces para su tratamiento. En la mayoría de los casos se trata de un proceso leve que se supera con medidas generales, como los lavados nasales o el control de la respiración.

En cualquier caso, es recomendable lavarse frecuentemente las manos, educando también a los niños en esa higiene; así como evitar el humo de tabaco, ya que puede empeorar los síntomas.

Asimismo, Osakidetza recomienda limitar, en la medida de lo posible, el contacto con otros niños y niñas, no llevándole al centro escolar o guardería mientras dure el proceso. En caso de que el hermano de un bebé de pocos meses resulte contagiado, es preferible mantener la distancia, en la medida de lo posible.

De manera preventiva, puede ser clave durante la época epidémica evitar el contacto con niños mayores y adultos que presenten un resfriado porque, aunque este sea leve, puede ser foco de infección del virus y provocar una bronquiolitis a un bebé.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;