Cerrar

Economía

EITB DATA

¿Podrá el ahorro privado contener el envite de un otoño inflacionista?

I. R. | EITB MEDIA

Los primeros ocho meses de 2022 han mostrado una recuperación relevante del empleo perdido en la pandemia y un recorte del desempleo espectacular. Asimismo, la posición financiera privada es mejor que antes de la llegada de la crisis de 2008.

  •  El ahorro privado es mayor que cuando llegó la crisis de 2008. Foto: EITB MEDIA

    El ahorro privado es mayor que cuando llegó la crisis de 2008. Foto: EITB MEDIA

Euskaraz irakurri: Inflazioaren enbatari eutsi ahal izango dio aurrezki pribatuak?

Con un escenario inflacionista generalizado en prácticamente toda Europa, el pesimismo de las personas consumidoras y unas previsiones de crecimiento económico a la baja, la incertidumbre es mayoritaria en la sociedad. Sin embargo, frente a ese horizonte gris, aún hay indicadores que, en positivo, parece que coloca a Euskadi y Navarra en una situación "favorable" para afrontar una crisis que tenemos a las puertas, según los datos del análisis realizado por EITB DATA.

La pandemia tuvo un fuerte impacto en el empleo en Hego Euskal Herria, disparando el paro durante el primer año; sin embargo, al año siguiente, en 2021, con la recuperación de la normalidad la situación se fue recuperando hasta llegar a un 2022 con unos datos muy positivos, mejores que los del 2019, al menos hasta julio.

En agosto, esa evolución positiva se ralentizó, algo que suele ser habitual año tras año, con un volumen de afiliación que suele ser en ese mes un 1 % inferior al promedio del año. Pero este 2022, el mes pasado ha sido algo peor, con un 1,5 % menos de trabajadores y trabajadoras, aunque hay que tener presente que los datos de enero-julio fueron excepcionales.

Por ello, con una "base de empleo" recuperado tras el impacto de la pandemia, la economía vasca y navarra se encuentra en una situación favorable para hacer frente a la crisis que se avecina. Asimismo, ha quedado demostrado que frente a una recesión externa como la producida por el covid-19, el tejido económico y del empleo en Hego Euskal Herria ha sido capaz de recuperarse. Y es que a pesar del repunte del paro registrado este agosto, el valor medio de enero a agosto de este año ha dejado a Euskadi en niveles inferiores a los registrados en 2019 y a Navarra en valores parecidos a ese año.

Menos deuda privada…

Ante esta situación, otro de los indicadores a tener en cuenta es el volumen de deuda privada, que es inferior a la dispuesta antes de la crisis del 2008. En aquel periodo, la recesión tuvo una componente inmobiliaria-financiera muy importante que puso de manifiesto el alto grado de endeudamiento privado, tanto familiar como empresarial.

Desde el 2009 se ha ido produciendo un proceso de desapalancamiento financiero para reducir el volumen total de crédito, de manera que, en la actualidad, la deuda en Euskadi (-25,5 %), Navarra (-33,3 %) y España (-32,5 %) es muy inferior a la registrada antes de la crisis de 2008. Así, el sector privado, menos endeudado, tiene en estos momentos una mayor capacidad para hacer frente a una crisis económica.

...y más músculo financiero

La crisis de 2008 y la pandemia ha obligado a un continuo ahorro privado tanto en familias como en empresas pese a la baja remuneración de los últimos años. Así, el sector privado cuenta actualmente con más recursos, y el peso porcentual del crédito sobre el ahorro bancario en 2008 y 2022 ha pasado de superar el 100 % a ser inferior a ese valor.

Según los expertos, estos elementos ayudarán a contrarrestar el envite de un otoño marcado por una fuerte inflación y unos altos precios energéticos que, sin embargo, necesita de "soluciones transversales, compartidas y de corto-medio-largo plazo".

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto