Cerrar

Política

Informe del Gobierno Vasco

20.000 vascos fallecieron en la Guerra Civil y en los inicios del franquismo 

Agencias | Redacción

De ellos casi 6.000 tuvieron muertes consideradas crímenes de lesa humanidad, la gran mayoría cometida contra el bando republicano. El informe incluye, no obstante, fallecidos de ambos bandos.

1:37
Cráneo de un asesinado durante la Guerra Civil

Euskaraz irakurri: 20.000 euskal herritar hil zituzten Gerra Zibilean eta frankismoaren lehen urteetan

Un total de 19.998 vascos fallecieron durante la Guerra Civil y hasta 1945, y de ellos 5.887 tuvieron muertes consideradas crímenes de lesa humanidad, la gran mayoría cometida contra el bando republicano, según el balance provisional de un informe elaborado por el Gobierno Vasco.

El secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, y la directora de Gogora, Aintzane Ezenarro, han presentado este miércoles en Vitoria las conclusiones del "Informe sobre víctimas mortales durante la Guerra Civil y el primer franquismo (1936-1945)" elaborado por el Ejecutivo autonómico, en colaboración con la Cátedra Unesco de Derechos Humanos de la UPV/EHU y la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

Los resultados obtenidos se han incluido en una base de datos que contiene las 19.998 fichas de víctimas mortales. La información disponible de todas las fichas puede consultarse de modo presencial en la sede del Instituto Gogora, en Bilbao.

Víctimas de los dos bandos

El balance provisional indica que se han contabilizado un total 19.998 víctimas mortales, de las cuales 698 no están identificadas. La mayoría son hombres, 18.958, y 998 mujeres. Sobre las 42 restantes no ha sido posible determinar el género.

Las víctimas han sido clasificadas por causa de la muerte. Así, murieron en combate 6.767 gudaris y milicianos y 5.479 sublevados. 2.252 fallecieron en prisión (todos republicanos), 1.363 en bombardeos (que afectaron a población civil), 1.130 en ejecuciones extrajudiciales (todos republicanos), 955 a manos de republicanos en acciones no combatientes (los llamados daños colaterales, como balas perdidas), 895 en ejecuciones sumarísimas (penas de muerte referidas a republicanos), 247 por "otras causas no combatientes" y 910 sin clasificar.

Los datos históricos sobre el número de víctimas producidas se acompañan de la calificación que el derecho penal internacional otorga a la causa de la muerte. Así, los fallecidos en bombardeos, en prisión, en ejecuciones extrajudiciales o sumarísimas o por otras causas no combatientes son considerados crímenes de lesa humanidad. El resto de muertes no pueden ser tipificadas como tal, según los autores del informe.

Fernández y Ezenarro, durante la presentación del informe. Foto: Irekia

"Vacío documental"

El estudio se ha realizado a partir de una investigación "exhaustiva" de registros civiles, libros de defunción parroquiales y libros de cementerios, unos dados que se han cruzado con otras fuentes documentales, con las investigaciones locales realizadas hasta la fecha y con testimonios de familiares de las personas fallecidas.

Fernández ha preciado que esta es una investigación "viva", cuyos resultados son provisionales y abiertos a nuevas incorporaciones, porque quedan todavía por localizar muchos casos personas de origen vasco que fallecieron durante la Guerra Civil fuera de Euskadi.

Por otra parte, se ha constado que la existencia de inscripciones tardías en los registros civiles que fueron realizados a finales de la década de 1970 e inicios de la década de 1980, a los que por el momento no ha sido posible acceder.

Además, Fernández ha señalado que muchas víctimas mortales de la Guerra Civil no fueron inscritas en ningún registro archivístico, sobre todo en el caso de los ejecutados y combatientes del lado republicano.

Este vacío documental solo se puede solventar por medio de fuentes orales y familiares. Precisamente, esta ha sido la vía por la que se han incorporado 470 casos a esta base de datos. Por este motivo, el Gobierno Vasco ha hecho un llamamiento a las familias de víctimas que puedan ofrecer datos sobre familiares que murieron en la Guerra Civil, a que aporten a la investigación la información de la que dispongan.

Por último, Fernández ha remarcado que este estudio es un "primer paso" y constituye una "base sólida" para promover una declaración institucional de reparación oficial a todas las víctimas de la Guerra Civil en Euskadi, algo que requiere un "gran consenso" político e institucional. Ha añadido que Gogora va a trabajar para que "al final de esta legislatura o el principio de la siguiente" se pueda llevar a cabo ese acto de reconocimiento.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto