Cerrar

08/02/2020

15:53

Sociedad

DERRUMBE

La última inspección al vertedero de Zaldibar detectó "incumplimientos graves"

EITB.EUS

Inspección Ambiental del Gobierno Vasco dio un plazo de 30 días a Verter Recycling para corregir las infracciones, a lo que éste respondió con un informe que concluya que el vertedero "era estable".

1:31
Imagen aérea del vertedero de Zaldibar
  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Tras el trágico derrumbe del vertedero de Zaldibar sobre la autopista AP8 este jueves, dudas sobre su ubicación, permisos y medidas de seguridad asaltan a los ciudadanos.

En las últimas horas se ha conocido que desde que Verter Recycling 2002 SL consiguiese la autorización ambiental integrada (AAI) en septiembre de 2013, el vertedero de Zaldibar venía siendo revisada por el Servicio de Inspección Ambiental del Gobierno Vasco periódicamente. La última revisión fue el 10 de julio de 2019 y el informe resultante reflejó un cúmulo de incumplimientos en las condiciones de autorización en cuatro materias: licencias y autorizaciones, protección del agua, residuos y condiciones específicas de vertederos.

El Servicio de Inspección Ambiental le dio la calificación más baja que se puede dar en la escala de valores y tras la notificación del informe a los representantes legales de la actividad el 16 de septiembre de 2019, se les dio un plazo de 30 días para "presentar documentaciones acreditativas de que se han corregido las desviaciones señaladas o, en su defecto, se han implantado acciones para su pronta corrección, siendo los plazos para su ejecución los mínimos necesarios". 

El Gobierno Vasco ha hecho pública una nota de prensa en la que explica que el 11 de octubre de 2019 Verter Recycling "aportó diversa información y se aportó un estudio realizado por una ingeniería especializada que concluya que el vertedero es estable con la configuración actual, desde el punto de vista global, tanto frente a roturas circulares, como frente a roturas de bloque por el plano de debilidad que constituye el conformado de base".

Además, el informe afirmaba que "si se continúa con la misma dinámica de llenado, se concluye que tanto para una situación normal como para una situación accidental del fallo de drenaje el vertedero se comportará cumpliendo los criterios de estabilidad establecidos por el Gobierno Vasco". También recomendaba realizar controles geotécnicos esporádicos de los materiales que se fuesen vertiendo.

Preguntada por las infracciones concretas detectadas por el Servicio de Inspección Ambiental, la viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Elena Moreno, ha explicado, desde el lugar del derrumbe, que se detectó que "las chimenéas no estaban midiendo correctamente el metano, que habían depositado algunos materiales para los que no tenían autorización, aunque en cantitades pequeñas, y se detectó que habían hecho un relleno que no estaba autorizado".

Sobre las actuaciones llevadas a cabo por el Gobierno Vasco una vez conocido el informe de la Inspección Ambiental y recibida la documentación posterior aportada por la empresa, Moreno ha dicho que "no es que no se hayan solucionado los problemas, sino que hay determinadas cosas que se han solucionado inmediatamente y otras que hay que remediar e incluso valorar la apertura de un expediente sancionador, que era el punto en el que estábamos".

EH Bildu pedirá explicaciones

EH Bildu ha denunciado que "el informe del Servicio Ambiental demuestra con claridad que estamos hablando de un vertedero cuya gestión no ha respondido a los estándares de calidad exigibles y donde el cumplimiento efectivo y riguroso de las condiciones establecidas en la autorización ambiental integrada ha brillado por su ausencia. El informe también prueba que el Gobierno vasco era plenamente consciente de esos incumplimientos, y eso hace indispensable que su Departamento de Medio Ambiente aclare al detalle si puso en marcha medidas de seguimiento y control o si abrió expediente sancionador a la empresa titular del citado vertedero para garantizar el cumplimiento de la normativa".

La coalición abertzale registrará en el Parlamento una batería de preguntas para que el Gobierno aclaré si tomó alguna medida para corregir la situación.

El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda Iñaki Arriola se ha mostrado "dispuesto" a dar explicaciones más amplias sobre el control ambiental de la instalación.

Posibles irregularidades con la superfie del vertedero y el tratamiento del amianto

Hoy el diario Berria denuncia además otras supuestas irregularidades cometidas en el vertedero de Zaldibar.

Según el diario el vertedero sólo podía tener una hectárea "al aire libre", espacio que podría recibir agua de lluvia para no comprometer la estabilidad de la misma, pero en el momento del derrumbre, serían cuatro hectáreas las que estarían en estas condiciones.

La misma fuente afirma que han podido saber que el amianto, que debería estar en compartimentos sellados dentro del vertedero, en realidad estaba mezclado con otros residuos, fuera de los compartimentos.

Sobre el tema del amianto, la nota de prensa del Departamento de medio ambiente sostiene que "la AAI del vertedero incluía la autorización para recibir residuos que contengan este material, de acuerdo con la normativa europea (Decisión Europea del Consejo 2003733/CE) que fija los criterios para la adminisión de algunos residuos peligrosos en vertederos destindos a residuos no peligrosos".

La entrada total de residuos registrada en el vertedero de Verter Recycling fue de 379.689 toneladas en 2017; de 540.667 toneladas en 2018, y de 510.994 toneladas en 2019.

En lo que se refiere a las entradas de materiales de construcción que contienen amianto (placas, tuberías y canaletas de fibrocemento, principalmente), las entradas fueron de 2.954 toneladas en 2017; 2.592 toneladas en 2018, y 4.235 toneladas en el año 2019.

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;