Cerrar

18/11/2020

10:55

Sociedad

DIA INTERNACIONAL DE LA NIÑEZ

Save the Children pide priorizar los derechos de la infancia ante la COVID-19

eitb.eus

Califican como urgente una reforma de la Renta de Garantía de Ingresos para mejorar la protección de las familias.

  • Alumnos gel hidroalcoholico

    La desvinculación de la escuela puede traducirse en un aumento del fracaso escolar. Foto: Archivo

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

La organización en defensa de los derechos de la infancia, Save the Children, ha pedido que se prioricen los derechos de los niños y niñas en la lucha contra la pandemia provocada por la COVID-19.

En el contexto de la celebración del Día Internacional de la Infancia el próximo viernes, la organización ha denunciado que las necesidades de la infancia y su priorización en base al interés superior del niño o niña no han estado suficientemente garantizadas en las políticas públicas a la hora de afrontar las consecuencias inmediatas y a largo plazo de la pandemia.

“La lucha contra las consecuencias sanitarias de la pandemia es indisociable de sus efectos socioeconómicos y la población que previamente estaba en riesgo de exclusión social ha de ser prioritaria, y en especial la infancia. Todas las medidas de prevención y respuesta deben tomar en cuenta al interés superior del niño y la niña establecido en la Convención sobre los Derechos del Niño” señala Charo Arranz, directora de Save the Children en Euskadi.

Impacto en Euskadi

Según la última Encuesta de Condiciones de Vida (2019), uno de cada cuatro menores (92 177) está en riesgo de pobreza en Euskadi, todo ello sin tener en cuenta el impacto del coronavirus, que, a todas luces, incrementará el impacto en las familias más vulnerables.

En consecuencia, la organización ha calificado como urgente una reforma de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), para que mejore así la protección de las familias con hijos e hijas a cargo, especialmente para las madres solas.

Asimismo, desde Save the Children se han mostrado preocupados por la reciente prohibición del deporte escolar en Euskadi, argumentando que dicha prohibición restringe diversos derechos fundamentales de la infancia y la adolescencia, por lo que podría llegar a tener un impacto en su bienestar.

En opinión de la organización, la perdida del aprendizaje acompañada por la desvinculación de la escuela y una crisis económica, pueden traducirse en un aumento del fracaso escolar y el abandono prematuro entre otros.

En cuanto a la violencia hacia los niños y niñas, una encuesta realizada por la organización a las familias beneficiarias de sus programas de lucha contra la pobreza reveló que uno de cada cuatro padres y madres perdió los nervios en alguna ocasión durante el confinamiento.

De forma paralela, la organización ha sido testigo de que la infancia migrante ha tenido que enfrentar durante los últimos meses múltiples dificultades, como las barreras administrativas y la accesibilidad a sistemas de protección y ayudas. Además, durante la primera ola se observó cómo los sistemas de protección carecían de recursos suficientes.

Impacto en los países en zonas de conflicto

La lucha contra la pandemia está siendo especialmente compleja en aquellos lugares que partían de una situación especialmente dramática, como Siria, Afganistán, Yemen o Palestina, donde los conflictos persistentes dificultan la protección de la infancia.

Save the Children continúa trabajando en esos lugares para paliar al máximo sus efectos, pero ve como otras enfermedades prevenibles no están siendo atendidas: el sarampión, la poliomielitis, el cólera, la neumonía, la fiebre amarilla y la difteria están acabando con la vida de millones de niños y niñas.

Asimismo, advierten de que la COVID-19 ha agravado aún más la situación de la infancia que vive en zonas de guerra, provocando la suspensión de los programas de inmunización en más de 60 países. Como resultado, 80 millones más de  menores de un año corren el riesgo de contraer enfermedades prevenibles para las que hay vacuna.

La organización muestra su preocupación ante los primeros datos disponibles de vacunación de este 2020, cifras que revelan que, entre marzo y agosto, 50 millones de menores no recibieron la vacuna contra la polio.

Por otro parte, Save the Children teme también por el aumento en la desprotección de niñas en estos países. Se prevé que 2,5 millones adicionales de niñas estarán en riesgo de contraer matrimonio forzoso en los próximos cinco años.

Además, se producirán hasta un millón adicional de embarazos en la adolescencia en 2020 debido a los impactos económicos de la pandemia. Unos 130 millones de niñas no iban a la escuela desde antes de la pandemia. 

 

 

  • Disallowed Key Characters.
    ;