Cerrar

Política

Resultados

¿Y ahora qué? Nuevas Cortes y otra compleja investidura

Agencia | Redacción

Los partidos iniciarán a partir de ahora un viaje muy complicado, el de la investidura, con una parada obligatoria: la constitución del Congreso y del Senado el 3 de diciembre.

  • El rey Felipe VI y la hasta ahora presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Foto de archivo: EFE

    El rey Felipe VI y la hasta ahora presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Foto de archivo: EFE

Euskaraz irakurri: Eta orain zer? Gorte berriak eta beste inbestidura konplexu bat

Los 350 escaños del Congreso ya están adjudicados. Los partidos con representación parlamentaria iniciarán a partir de ahora un viaje muy complicado, el de la investidura, con una parada obligatoria: la constitución del Congreso y del Senado el 3 de diciembre.

Este domingo marca el final del periodo electoral y, a la vez, el arranque del periodo para que el nuevo Parlamento coja cuerpo y empiece a funcionar.

18 DE NOVIEMBRE

Es la fecha a partir de la cual los 350 diputados y los 208 senadores elegidos este domingo comenzarán a acudir a las Cámaras para cumplir los trámites que les permitan tomar posesión de sus escaños.

Es una especie de comienzo no oficial de la legislatura. Los electos acuden al Congreso y al Senado a entregar las credenciales de las juntas electorales provinciales, y además, a declarar sus bienes, dar la información sobre sus cotizaciones, hacerse las fotos de sus perfiles y recibir los móviles y las tabletas electrónicas.

Durante estos días, además, los partidos con representación parlamentaria comenzarán a hablar de las composiciones que dar a la Mesa del Congreso y a la del Senado.

El órgano de gobierno de la Cámara Baja la integran nueve diputados (la del Senado, siete) y su esquema reproduce el del hemiciclo.

3 DE DICIEMBRE

El real decreto de la convocatoria electoral fija este día como el de la constitución de las Cortes de la XIV legislatura. Los partidos deberán tener cerradas las composiciones de las mesas para entonces.

Es una jornada parlamentaria con una secuencia especial: como los nuevos diputados no tienen escaños asignados, se sientan en donde puedan según vayan llegando.

Tras esto, se forma una "Mesa de edad" presidida por el diputado con más años y por los dos más jóvenes; se votan las composiciones de las mesas en el Congreso y en el Senado; la nueva Presidencia conduce la toma de posesión de los parlamentarios, y por último, interviene para declarar la apertura de la legislatura.

El rey conocerá este día, terminada la sesión, que la legislatura décimocuarta de la democracia ha comenzado, pero es probable que tenga que esperar unos cuantos días a saber la fecha de apertura solemne, a la que asiste.

Tendría que cuadrarse en los 15 días siguientes, tal y como recoge el reglamento del Congreso, pero la incertidumbre habitual del panorama político suele abocar a la Mesa a postergarla.

Las maquinarias del Congreso y del Senado empezarán a carburar: constitución de los grupos, asignaciones de escaños, reparto de despachos de los diputados, etcétera.

12 DE DICIEMBRE

La fecha tope para que los partidos con representación parlamentaria se registren como grupos propios, pues disponen de los cinco días hábiles siguientes al de la constitución de las Cortes, el 3 de diciembre.

Como el 6 es festivo, el 7 y el 8 son fin de semana y el 9 también es festivo, queda el 12 del mes próximo como fecha límite.

Lograr grupo propio requiere superar 15 escaños, y si no es el caso y suman más de cinco deben concitar el 15% de los votos en las circunscripciones en las que se haya presentado o el 5% del total de los votos a escala nacional.

El procedimiento es importante: por una parte, porque permite el cobro de las subvenciones que el Congreso y el Senado dan a los grupos creados; por otra, porque permite al presidente de la Cámara Baja comunicar al rey qué partidos están en el hemiciclo para que inicie consultas sobre la investidura, siempre y cuando un candidato haya decidido dar el paso.

El reloj del nuevo Gobierno empieza a contar desde la primera votación de la sesión de investidura, en el caso de que ésta sea fallida. El tiempo es dos meses.

Pero hasta entonces no hay plazos tasados. Dependerá de la voluntad de los candidatos que pase mucho tiempo o pase poco.

 

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto