Cerrar

15/09/2021

07:44

Política

Cataluña

El Gobierno español y la Generalitat inician hoy un proceso de diálogo sin JxCat

AGENCIAS | EITB MEDIA

JxCat ha decidido no participar en la mesa de diálogo después de que Pere Aragonès haya rechazado incluir a Jordi Sànchez y a Jordi Turull en la delegación catalana porque no son miembros del Govern.

  • El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. Foto: EFE

    El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. Foto: EFE

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonès, inauguran este miércoles (15:00 horas) una nueva etapa de diálogo para tratar de resolver el conflicto político catalán, con una reunión que tendrá lugar en Barcelona, y que llega en un momento especialmente crítico para los socios del Govern, inmersos en una disputa que ha dejado por el momento a Junts fuera de las negociaciones con el Ejecutivo español.

La polémica estalló ayer por la mañana a raíz del intento de JxCat de incluir a Jordi Sànchez, Jordi Turull y Míriam Nogueras en la delegación de la Generalitat, nombres que Aragonès no aceptó por no ser consellers.

JxCat se ha negado a retirar esos nombres y ha denunciado que la decisión de Aragonès de no aceptarlos se debe en realidad al "veto" y a la "censura" de la Moncloa.

Si en la última semana la gran incógnita había sido si Pedro Sánchez asistiría a la reunión de este miércoles en Barcelona, lo que finalmente ha provocado un terremoto político han sido los nombres propuestos por JxCat para la delegación catalana, ya que tres de ellos no cumplen la condición de Aragonès de pertenecer al Govern.

Pere Aragonès y Pedro Sánchez se reunirán a solas en el Palau de la Generalitat a las 15:00 horas y después comenzará la reunión entre las dos delegaciones. En esa mesa solo se sentarán la delegación del Gobierno español (Félix Bolaños, Yolanda Díaz y Miquel Iceta) y dos consellers de ERC, Laura Vilagrà y Roger Torrent.

Las turbulencias empezaron cuando, sobre las 09:30 horas del martes, JxCat hizo público un comunicado en el que desvelaba su propuesta de nombres para la mesa: solo uno de ellos, el vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, forma parte del ejecutivo catalán.

La inclusión de dos presos indultados -el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, y el vicepresidente del partido, Jordi Turull- además de la portavoz de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras, enfureció a Aragonès, que había reclamado que la delegación estuviese compuesta exclusivamente por miembros del Govern.

Según informa la agencia EFE, su irritación se duplicó por el hecho de que JxCat -tras la decisión de su dirección ejecutiva- publicó sus nombres antes de consensuarlos en la reunión del Govern, la más tensa desde la investidura de Aragonès el pasado mayo.

En la reunión, Aragonès planteó la aprobación de un acuerdo sobre la mesa de diálogo -en la que el president quiere reivindicar la amnistía y el derecho de autodeterminación- que, a ojos de JxCat, era "infumable".

Tras solicitar JxCat un receso para valorar los siguientes pasos, se votó el acuerdo, aprobado con el apoyo de los consellers de ERC y la abstención de los de Junts, según explicaron a EFE fuentes de la Generalitat.

"El diálogo va a ser largo", dice Sánchez

JxCat se negó a retirar los nombres ajenos al Govern vetados por Aragonès, por lo que la rueda de prensa habitual de la portavoz del ejecutivo fue sustituida por una comparecencia del president en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat.

Aragonès anunció que la delegación de la Generalitat para la reunión del miércoles estará compuesta, de momento, por él mismo y por dos consellers de ERC, Laura Vilagrà y Roger Torrent, quedando fuera sus socios de Govern, hasta que JxCat le haga llegar una propuesta de consellers que él aceptaría de inmediato.

Sin embargo, JxCat no ha modificado su postura: si no se aceptan sus cuatro nombres, ninguno de ellos -ni tan solo Puigneró- estará ni hoy ni en futuras reuniones de la mesa de diálogo.

Jordi Sànchez compareció el martes por la tarde para explicar la postura de JxCat, que en lugar de culpar a Aragonès del veto dio a entender que el president ha actuado por orden "de la Moncloa".

"Me niego a aceptar que haya un veto del presidente Aragonès. No es verosímil", afirmó Sànchez, que advirtió que "sería una mala praxis aceptar las condiciones del Gobierno" y alegó que "a principios de verano" ERC planteó el nombre de Oriol Junqueras, que decayó, a su entender, por la presión del PSOE.

"Nosotros no dejamos sillas vacías, en todo caso no se nos ha dejado entrar", puntualizó Sànchez, que, no obstante, negó que este episodio abra "una crisis de fondo" en el Govern.

Por su parte, la ministra portavoz del Gobierno español, Isabel Rodríguez, avaló la postura de Aragonès y ha recalcado que la mesa debe estar formada exclusivamente por miembros de ambos ejecutivos. "Siempre el marco ha sido el de delegaciones de trabajo de ambos gobiernos; no hemos contemplado otro marco", señaló.

El presidente español, Pedro Sánchez, en su comparecencia de ayer en el pleno del Senado, pidió no poner plazos a la mesa de diálogo para "evitar frustraciones", ya que ha pronosticado que el trabajo "va a ser largo".

Afirmó que acude "con la mejor de las actitudes" y reiteró su oposición a que se celebre un referéndum de autodeterminación.

 

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;