Cerrar

Sociedad

Coronavirus

Entidades sociales buscan recuperar a las mil personas sin hogar

Agencias | Redacción

Un centenar de profesionales de veinte entidades sociales de Euskadi van a realizar un trabajo de seguimiento a las personas sin hogar alojadas en los albergues, bajo la iniciativa "Lehen Urratsa".

  • Imagen de archivo de un albergue

    Imagen de archivo de un albergue. Foto: Gobierno Vasco.

Euskaraz irakurri: Etxerik gabeko mila pertsonari jarraipen bat egin nahi diete gizarte erakundeek

Veinte entidades sociales van a ofrecer alternativas de alojamiento con apoyo e itinerarios de integración social a las mil personas sin hogar que han utilizado los refugios de las tres capitales durante el confinamiento.

Ahora, un centenar de profesionales de veinte entidades sociales de Euskadi -como Cruz Roja o Cáritas- que les atienden van a realizar un trabajo de seguimiento de estas personas para buscar su integración social. La iniciativa, que se llamará "Lehen Urratsa", la financiará con dos millones de euros el departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco.

Esta mañana una representación de estas entidades sociales ha explicado en Peñascal Kooperatiba (Bilbao) a la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, cómo pretenden desarrollar esta labor de ayuda.

Los refugios instalados en las tres capitales vascas han acogido tanto a personas que ya vivían en la calle, como a otras que, por efecto del confinamiento, se habían visto abocadas a la pérdida del alojamiento del que disponían (vivienda en alquiler, habitación, pensión, hotel, etc).

El programa busca ofrecer, ahora, alternativas que permitan a estas personas iniciar itinerarios de integración social, sin verse abocadas a tener que vivir de nuevo en la calle el día que se cierren definitivamente los recursos, para evitar que el "sinhogarismo" se haga crónico.

Los perfiles de los usuarias son variados: hombres sin hogar en situación de exclusión grave y con largo recorrido en la calle; mujeres sin hogar en situación de exclusión grave; jóvenes migrantes no acompañados, que, en algunos casos, cursaban estudios antes de marzo y han visto interrumpido su itinerario de integración; jóvenes sin hogar (mayores de treinta años) con adicciones y/o con problemas de salud mental agregados.

Para cada uno de los perfiles incluidos se contemplan distintas alternativas: alojamiento en pensiones o albergues con acompañamiento social por parte de un equipo especializado en la atención a personas sin hogar; viviendas con apoyo para mujeres sin hogar; centros de primera acogida y alternativas de alojamiento con apoyo para la inserción para jóvenes migrantes no acompañados; y alternativas de alojamiento y de atención diurna para jóvenes con adicciones y, en algunos casos, con enfermedad mental.

En el acto de hoy, la consejera, Beatriz Artolazabal, ha agradecido a las entidades sociales su participación en el programa y les ha trasladado que, a pesar de la difícil situación social generada por el coronavirus, "también se nos ha abierto una oportunidad para poder ayudar en la inclusión de las personas sin hogar".

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto