Cerrar

17/09/2021

06:41

Sociedad

Salud

Osakidetza calcula en 1900 los tumores no detectados en 2020 por la pandemia

Agencias | EITB MEDIA

La covid-19 afectó "significativamente" a las invitaciones a participar en estos cribados, de manera que en el caso del cáncer de mama apenas se tramitaron la mitad de invitaciones de años anteriores.

  • Personal sanitario. Foto: EITB MEDIA

    Personal sanitario. Foto: EITB MEDIA

  • Whatsapp
  • Whatsapp
  • Telegram
  • Enviar

Osakidetza estima que en 2020 se dejaron de detectar 1897 tumores porque la pandemia alteró los programas de cribado de cáncer de mama y colorrectal, y solo se invitó a participar al 54,4 y 39,1 % de la población diana en cada caso, lo que causará un "aumento de la mortalidad a medio-largo plazo".

Esta es una de las conclusiones de un estudio elaborado por la Dirección General de Osakidetza y BioCruces con motivo de la XXXIX Reunión Anual de la Sociedad Española de Epidemiología, cuyos informes y comunicaciones se han recogido en un número especial de la revista especializada Gaceta Sanitaria.

La pandemia afectó "significativamente" a las invitaciones a participar en estos cribados, de manera que en el caso del cáncer de mama apenas se tramitaron la mitad de invitaciones de años anteriores, en concreto, el 54,4 %. Los autores del estudio estiman en 202 los tumores no detectados por esta menor participación.

En el caso del cáncer colorrectal solo se tramitó en 39,1 % de las invitaciones, lo que podría traducirse en 1695 neoplasias avanzadas no detectadas.

En cuando al cribado de cérvix -que se implantó en 2018 y logró la cobertura completa en 2019- se invitó al 70 % de las mujeres que formaban parte de la población diana, aunque en este caso no se cuantifica el posible impacto de este retraso en la elaboración de pruebas.

La pandemia "ha impactado de forma relevante" en los tres programas poblacionales de cáncer que hay en Euskadi "lo que conlleva una disminución sus beneficios y un aumento de la mortalidad a medio-largo plazo debido al retraso en las invitaciones y la disminución en la participación", advierte el estudio.

Se señala no obstante que Osakidetza puso medidas que "han podido minimizar" ese impacto aunque es necesario "monitorizarlas a medio plazo" para comprobarlo. Así, en los tres cribados se priorizaron las pruebas de confirmación diagnóstica y se pudo "recuperar toda la actividad interrumpida durante el confinamiento a finales del primer semestre 2020".

Además, se adoptaron otras medidas como la priorización de las mamografías a "mujeres de riesgo, lo que minimizó la pérdida de detección de cáncer" de mama.

En el caso del cribado colorrectal, se hicieron "cambios organizativos (envío de kits y cartas recuerdo)" y se desplegaron "protocolos de priorización de colonoscopias y seguimientos pospolipectomía" que fueron consensuados entre Atención Primaria y los especialistas de Digestivo que "permitieron en septiembre de 2020 recuperar el ritmo de invitaciones previo a la pandemia".

En el cribado de cérvix se modificó el protocolo de invitación "para mejorar el acceso de las mujeres a las consultas de matrona sin incluir cita en la invitación".

  • Lo más visitado

      Cargando lo más visto
      Cargando lo más visto
    ;